Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Un ficus en casa

Un ficus en casa

Esta planta es muy decorativa y fácil de mantener. Te contamos cómo cuidarla y sus características.

Los ficus pertenecen a la familia de las Moráceas y hay más de 800 variedades distintas, lo que hace que se puedan encontrar plantas perennes, otras caducas así como arbustos, trepadoras y hasta árboles de gran tamaño. Se adaptan muy bien al clima mediterráneo y si están bien cuidadas son muy longevas.

Es conveniente cambiarlas de maceta cada cierto tiempo, ya que son plantas, sobre todo cuando son jóvenes, que crecen de forma muy rápido, y si no disponen de espacio suficiente para las raíces se puede estropear, por lo que es recomendable trasladarlas a otro recipiente un poco más amplio cada dos años.

¿Conviene podarlos y qué época es la mejor? Para que tengan una forma bonita y resulten frondosos, conviene podarlos durante la primavera. Hay que quitar las ramas que veamos que no están bien y las que hayan crecido de forma irregular. En los ficus Elástica, que suelen crecer demasiado, es recomendable cortar la yema principal, para detener el crecimiento a lo alto y favorecer, de este modo, el desarrollo en horizontal. Además, la poda favorece la aireación de la planta y evita que se caigan las hojas.

Luz: por lo general los ficus necesitan una iluminación abundante, pero sin que les dé directamente los rayos del sol. En invierno es importante que reciban bastante luz y en verano se pueden sacar al exterior, pero en un lugar con semisombra para que no les dañe el sol.

Temperaturas: la mejor temperatura para un buen desarrollo está entre los 20 y 25º C y hay que tener en cuenta que no toleran muy bien los cambios bruscos. Necesitan un ambiente cálido y húmedo, por lo que tendrás que pulverizarlo frecuentemente con agua.

Riego: son plantas que se adaptan perfectamente a un ambiente seco pero, para que aguanten bien, hay que regarlas adecuadamente. En verano, una vez por semana, y en invierno, cada 15 días, teniendo cuidado de no encharcar las raíces. Evita el agua muy fría y es conveniente pulverizar las hojas dos veces por semana, para mantener la humedad. Para que la planta respire mejor, limpia las hojas con un trapo húmedo.

Abono: durante el crecimiento abona cada 15 días, puedes hacerlo aplicando un fertilizante líquido específico, rico en calcio, magnesio y boro. Con ejemplares adultos bastará con que cambies unos centímetros de la capa superficial.

Buscá tu planta de ficus en Vivero Don Felipe, Almirante Brown 3212, de la ciudad de Paraná,

 

Enviar un comentario


UA-41853528-1