Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Higiene bucodental en personas mayores

Higiene bucodental en personas mayores

La falta de cuidados y el envejecimiento afectan a la salud bucodental de las personas mayores. Una buena higiene ayuda a solucionar y a prevenir problemas en los dientes.

Los problemas bucodentales afectan a prácticamente la totalidad de las personas mayores. Cerca del 100 por ciento de los adultos tiene alguna caries dental, problema que si no se trata puede derivar en la pérdida de una pieza dental. Hay otros factores, entre los que se encuentra el propio proceso de envejecimiento, que afectan a la salud bucodental en la tercera edad.

Causas de problemas bucodentales en la tercera edad

  • El proceso de envejecimiento condiciona el estado de las encías y de las piezas dentales que, si además no se han cuidado debidamente durante los años previos, pueden presentar algún problema como la caries.
  • También suele ser común que haya una retracción de las encías, lo que origina que la raíz de la pieza dental esté más expuesta, con menos tejido de soporte y, por tanto, con menos sujeción y más probabilidades de pérdida.
  • Falta de higiene: problemas de movilidad o destreza, olvidos, o simple pereza, dan lugar a que no se sigan las recomendaciones higiénicas adecuadas, lo que origina diversos trastornos e infecciones.
  • Toma de medicamentos: algunos fármacos, como los diuréticos, los ansiolíticos, o los antiinflamatorios, entre otros, provocan una reducción de la producción de saliva, la cual se encarga de proteger los dientes y las encías.
  • Exposición a agentes tóxicos: fumar o tomar bebidas alcohólicas afectan a la salud bucodental, más aún entre las personas mayores, que ya la pueden tener debilitada.

Consejos para el cuidado bucodental

  • Aumentar la frecuencia del cepillado para que sea al menos tres veces al día, tras las comidas principales. Es fundamental la higiene bucal antes de acostarse.
  • Completar el cepillado de los dientes con el uso de un enjuague bucal.
  • Aumentar la ingesta de líquidos, pero evitando los que contengan azúcar.

Aunque no se perciba ningún problema bucal, se recomienda acudir a la consulta del odontólogo cada seis meses. En estas revisiones no sólo se comprueba el estado de los dientes, sino de todo el conjunto de la boca, por lo que es una medida de prevención frente a otros posibles problemas de salud.

(*) Odontólogo.

Enviar un comentario


UA-41853528-1