Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Con los Estados Unidos en el corazón

Con los Estados Unidos en el corazón

Maggie Cunha es norteamericana y vive en Paraná hace cuatro años porque se casó con un argentino que la cautivó. Hoy crían a su hijo entre ambos idiomas e intenta día a día mejorar su español en esta ciudad que eligió para vivir.

Se mudó definitivamente a Paraná en septiembre del 2011. Antes de eso, Maggie Cunha vivía en Washington DC, aunque nació en Boston, de donde es su padre, y ha vivido en Massachusetts, Carolina del Norte, Nuevo México, Connecticut y Florida. Si bien no dio detalles a Mujeres Divinas sobre cómo conoció a su marido argentino, lo cierto es que se enamoraron, se casaron y enseguida decidieron radicarse en Paraná. Aquí nació su bebé, hoy un niño de tres años llamado Antonio, que crece tan alegre y vital como lo es su mamá.

¿A qué te dedicabas en Estados Unidos?

Manejaba un programa nacional de VIH. Era un programa anual que reclutaba, entrenaba y apoyaba a 50 voluntarios a tiempo completo en ocho ciudades estadounidenses para crear conciencia y abogar por las personas afectadas por el VIH / SIDA.

¿Cómo llegaste a Paraná?

Me enamoré de un hombre de Paraná. Y vine aquí con mi corazón lleno de alegría y la aventura de descubrir el lugar donde se crió. Él es profesor de educación física, le encanta estar activo. Me imagino a nosotros dos como una vieja pareja emprendiendo nuevas aventuras de senderismo, una actividad que nos encanta.

¿Cómo describirías a nuestra ciudad?

Hay tantas maneras de describir a Paraná. Si tuviera que hacerlo en una palabra o en una burbuja de palabras con mayor frecuencia la asocio a un lugar aislado, orientado a la familia y a los niños, una ciudad tranquila, fuerte, lejos de casa.

¿Qué te gusta de Paraná?

Me gustan los domingos, porque todo el mundo lo toma como un día para descansar y estar con la familia. Hacemos esto en los EE.UU. también, pero aquí es más sagrado y protegido por el tiempo. Los paranaenses no pasan las tardes de domingo con su familia en el centro comercial, por ejemplo, pero sí en el hogar. Y casi no hay paranaenses que trabajan los domingos.

¿Qué otras costumbres tenemos como argentinos?

Ustedes tienen cierta naturaleza relajada de vivir y trabajar. Por ejemplo, si alguien quiere tomarse la mañana libre para ir a un evento en la escuela de sus hijos, parecería que la mayoría de la gente puede solicitar ese tiempo fuera del trabajo y conseguirlo. En mi país los profesionales quizás pueden hacerlo, pero otros trabajadores basados ??en los servicios, con pobres beneficios, tendrán que perderse el evento de su hijo.

¿Qué cosas ves que son diferentes?

La disponibilidad de bienes y servicios es muy diferente. Norteamérica es una cultura impulsada por el consumismo, al que una persona como yo se acostumbra después de 32 años. En Paraná he tenido grandes frustraciones tratando de llevar a cabo tareas simples como enviar un fax o recibir un paquete.

¿Qué sentís que dejaste en tu país?

Mis padres y mis amigos están allá pero están cerca en espíritu. Aún así, no hay sustituto para estar con mi gente. Por esa razón, me gustaría vivir más cerca de casa pronto. Mi hijo de tres años sabe de mis padres por Skype, pero tiene sólo unos pocos recuerdos de estar con ellos.

¿Qué hacés aquí cotidianamente?

Ayudo a las organizaciones estadounidenses no lucrativas a hacer por escrito sus propuestas de subvención y la creación de contenidos para sus sitios web. En los EE.UU. el 10 por ciento de la fuerza laboral trabaja para una organización sin fines de lucro por lo que no es tan raro lo que hago, por más que lo haga desde Argentina.

Contanos los lugares que más te gustan en Paraná.

Me gusta pasear por la Costanera, por la peatonal y por la panadería.

¿Cuáles son tus hobbies?

Amo leer. Mi lector electrónico, un Kindle, ha sido mi compañero constante. Y me encanta practicar yoga, cuando puedo robar un momento para mí. Sin embargo, mis momentos más preciosos los paso relajada con mi marido y mi hijo en nuestra casa.

Enviar un comentario


UA-41853528-1