Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Cómo aliviar tu dolor de espalda con reflexología

Cómo aliviar tu dolor de espalda con reflexología

El dolor de espalda es una queja universal que se puede aliviar con terapias de reflexología. La mayoría de los dolores de espalda no son específicos y no pueden atribuirse a un evento en particular, como por ejemplo una lesión.

Este tipo de dolor de espalda a menudo se produce de forma esporádica, pero si el dolor de espalda es crónico o agudo, hay técnicas de reflexología que se pueden usar tanto para darte alivio a corto plazo como a largo plazo.

Puntos de reflejo del pie para aliviar el dolor de espalda

Tratá el dolor de espalda mediante la aplicación de presión en los reflejos de la planta del pie, en toda la zona de alrededor del talón y alrededor de los tobillos, así como el borde interior de cada pie, los puntos de reflejo de la columna vertebral se localizan a lo largo de los bordes interiores de los pies. El dolor de la espalda superior es tratado mediante la aplicación de la reflexología a los puntos de reflejo de los hombros y la parte superior de la espalda, que se representa en la planta y la parte de arriba de los pies justo debajo de la base de los dedos.

Dirigí la atención primero en la columna cervical. Los puntos de la columna vertebral reflejan la línea a seguir en los bordes interiores del pie, esto puntos reflejados no están en la planta del pie.

Apoyá el pie derecho con la mano izquierda y usá el pulgar derecho para trabajar todos los reflejos de la columna que se localizan a lo largo del borde interno del pie, desde la punta del dedo gordo del pie por todo el camino hasta el tobillo.

Empezá desde el dedo del pie, presioná el pulgar firmemente en la piel o a lo largo de la longitud del pie deslizándote pulgada a pulgada, para estar seguro de presionar cada punto de reflejo.

Cuidá el dolor de espalda superior por medio de la aplicación de reflexología en los puntos correspondientes como la espalda y los hombros.

Aplicá presión con el dedo pulgar a la zona justo debajo de la base de los dedos del pie, primero en la planta del pie y luego en la parte de arriba del pie.

Cuando se trabaja la planta del pie, también podés presionar con los nudillos profundamente en los puntos de reflejo.

Los mismos puntos de reflejo de los hombros y la parte de arriba de la espalda necesita un toque más suave, porque esa zona tiene más hueso y sensibilidad.

Fuente: es.wikihow.com

(*) Directora en Alma y Cuerpo.

Enviar un comentario


UA-41853528-1