Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

¿Cada cuánto hay que llevar a nuestra mascota al veterinario?

¿Cada cuánto hay que llevar a nuestra mascota al veterinario?

Estas visitas dependen de la edad del animal y su estado de salud. Te damos algunas pautas para saber cuándo acercarte, ya sea para un chequeo de rutina o en casos de emergencias.

Las visitas al veterinario son fundamentales para la salud de las mascotas. Deben ser regulares, por más que no se detecte ningún signo o síntoma que te haga sospechar de una enfermedad. La medicina veterinaria tiende a ser preventiva y apunta a la detección precoz de posibles patologías en sus primeras manifestaciones.

Los cachorros deben ir frecuentemente hasta terminar su plan sanitario. Este depende de cada profesional y de la zona en que habite. Los adultos tienen que ir por lo menos una vez al año, idealmente dos veces al año, siempre y cuando estén en buen estado de salud. Recordá revacunar anualmente por lo menos con la séxtuple y rabia (esta última obligatoria) a tu perro y con la triple felina y rabia (obligatoria) a tu gato.

¿Todas las mascotas deben ir (perros, gatos, aves, peces, roedores…)? 

Deben ir los perros y gatos, las otras mascotas no necesitan visitas preventivas si no están con síntomas de enfermedad. Es preferible que no salgan de su hábitat, ya que se estresan mucho.

Normalmente el veterinario recopila información a partir de preguntas específicas y un examen clínico completo. Si es necesario, solicitará estudios complementarios: control cardiologico (electro/ecocardio), análisis coproparasitológicos, de sangre, de orina, placas radiográficas, ecografías, entre otros.

Es importante estar atentos a cualquier cambio en la conducta o irregularidad en la morfología o fisiología del organismo del animal, ya que puede ser un signo y/o un síntoma de algún tipo de enfermedad.

Algunos signos y/o síntomas a los que tenemos que estar alertas son:

  • Cambios en la conducta habitual (decaimiento, agresividad, nerviosismo).
  • Gemidos o aullidos.
  • Pupilas dilatadas.
  • Rengueras.
  • Anorexia (disminución o falta de apetito).
  • Polifagia (aumento del apetito).
  • Pérdida o aumento de peso.
  • Inactividad y letargia
  • Gemidos o agresividad al tocar alguna zona de su cuerpo (dolor localizado).
  • Arcadas, sialorrea (aumento de la salivación).
  • Abdomen dilatado.
  • Edema facial (alergias).
  • Dificultad para respirar.
  • Tos.
  • Presencia de secreción en vulva en el caso de las hembras.
  • Diarreas y/ vómitos.
  • En los gatos dificultad para orinar (Síndrome obstructivo de vías urinarias bajas).
  • Polidipsia (aumento en el consumo de agua).
  • Poliuria (incremento del volumen de la orina eliminada).

Estos síntomas deben ser tenidos en cuenta y en algunos casos es importante contar con un veterinario que atienda las 24 horas. En otros casos, se podrá esperar a consultar con el médico de cabecera.

En veterinaria Salta Violeta ofrecemos a nuestras mascotas una atención veterinaria lo más avanzada y especializada posible. Por cualquier consulta nuestra dirección es Libertad 448, Paraná, también te podés comunicar a nuestro teléfono: (0343) 4217565 para solicitar un turno.

Ph: Maia Gillij – Fotografía.

(*) Facebook/Instagram: Veterinaria Salta Violeta

 

 

Enviar un comentario


UA-41853528-1