Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Yaqui Melhem: Para mí, dibujar es igual a respirar

Yaqui Melhem: Para mí, dibujar es igual a respirar

“Soy artista desde siempre, desde que nací; en la escuela, las docentes ya sabían que yo era la artista y que muy difícilmente pudiera estudiar química, física y matemáticas. Siendo niña ya participaba de concursos de arte, siempre con el apoyo de mi mamá, que me dio seguridad y eso ayuda a hacer camino”, cuenta Yaqui Melhem apenas iniciada la charla con Mujeres Divinas.
Esta diseñadora y artista plástica paranaense tiene la pretensión de abrir las puertas para que el arte forme parte de lo cotidiano; una cruzada para nada sencilla en un círculo bastante cerrado, con un público consumidor de arte que sigue siendo selecto.
En sus obras son los ojos los que dirigen. Abiertos hacia el afuera, pero también cerrados hacia adentro. Despiertos, nunca dormidos, con lágrimas convertidas en flechas de luz, curiosos, terceros ojos; atrapan, buscan, reflejan, señalan, cuentan qué es lo que sienten.
“Estudié durante cinco años en Santa Fe, porque de alguna manera debía racionalizar mis diseños”, subraya.
La primera muestra de esa apertura se resume en Re Melhem, el primer kiosco de arte de Paraná.
“Sabiendo que es limitado el público que consume arte, yo elegí igual esta carrera, no me imagino en un kiosco que no sea de arte”, reafirma.
Además, es personal trainer de arte para niños y adultos (ver recuadro); al tiempo que participa de El Primer Taller de Arte, un espacio en el que creció y aprendió a amar el arte, de la mano de su madre.
El Tarot es otro de los caminos que también ha decidido recorrer, con el único objetivo de acercar almas que puedan nutrirse y comunicarse de otra manera.
“El Tarot es el espejo del alma, nos enseña a mirar, no a vaticinar”, advierte.

¿Cómo fue el camino para definir tu estilo?
Esta manera de dibujar la tengo desde siempre. Para mí, dibujar es igual a respirar.
Desde chica inicié la búsqueda de mis propios personajes; cuando iba a la escuela, dibujaba nenas y muñequitas que, con el paso del tiempo, se fueron estilizando. A partir de ahí, también empezó a haber una búsqueda sobre la importancia de los ojos, de esa mirada que todo el tiempo te vigila. No hay ninguna obra que no tenga un ojo mirándote, y tiene que ver con eso.
Cuando los ojos están cerrados, miran para adentro; cuando están abiertos están más despiertos, y en todo sentido, despabilados, furiosos.
En el arte hay que educar el ojo, y eso lleva muchos años; pero con el tiempo hay gente que aprendió a identificar mis obras.

En tu última serie, los dibujos presentan manos en el lugar de las orejas. ¿Qué querés contar con eso?
En toda esa serie los dibujos son diferentes a los anteriores y precisamente eso es lo que quiero transmitir. Esas manos son para abarcar más, para sumar, para tomar, para acariciar en vez de escuchar.
Siempre preferimos que nos adulen y nos quedamos con eso; con esta obra pretendo que haya una apertura más del alma, de la hermandad, de la fraternidad.
Justamente, cuando tienen los ojos abiertos están despiertos, están aprendiendo a ver el mundo desde su propia visión. Cuando somos chicos aprendemos todo lo que papá y mamá nos han inculcado, bien o mal, es la estructura, es lo que nos sirve para aprender a mirar lo que nos contaron del mundo. A partir de una determinada edad uno es capaz de mirar con sus propios ojos, por eso los dos ojos están abiertos; inclusive en muchas de estas obras van a ver el tercer ojo marcado, que es el que tiene que ver con la intuición, con la decisión propia. Hay un montón de pautas, conceptos y prejuicios que tienen que ver con la crianza, pero hay un momento en el que cada uno de nosotros empieza a decidir qué quiere y cómo lo quiere.

Personal Trainer de Arte de niños y adultos

“Lo hago con la misma intención del que acompaña a alguien en su actividad física”, grafica Yaqui.
“Mi objetivo es que rompan estructuras, acá se pueden salir de la línea, se dibuja a pulso, a mano alzada; la goma y la regla son un pecado en este espacio”.
Los adultos asisten de a uno, pero los chicos prefieren compartir y forman grupos de a cuatro.
“Si se equivocan rediseñan sobre eso, y así van a aprender; jamás hay que borrar porque así estamos cortando una parte del crecimiento. En esto también hay una lectura espiritual”.

El tarot

“Es una rama que está íntimamente ligada al arte, que me permite jugar, conectarme. Tiene que ver con mi naturaleza, desde niña fui muy curiosa y no creía que sólo esto que nos rodea es lo verdadero, acá hay algo más, de lo contrario faltaría poesía. Creo que el arte tiene que ver con la sanación, y el Tarot permite abrir canales. Me interesa la evolución; entiendo que puedo conectarme con la gente desde un montón de lugares, pero lo que a mí me nutre es a través del arte. El tarot es fantástico para conectarte desde el alma, desde nuestra naturaleza, nuestras verdades”.

En la sangre y el alma

Nació en Paraná el 21 de agosto de 1971 bajo el signo de Leo, en una familia de artistas: su mamá, Raquel, artista plástica y dueña de “El primer taller de arte” en la ciudad; y su papá, Máximo, arquitecto.
“Conocí la esencia de lo que significa tener un taller, pinturas, todas las pinturas, lápices, ceritas, acuarelas, hojas, plasticolas, contención, libertad de expresión, espacio”, cuenta Yaqui en su blog, celebrando el acompañamiento y la libertad que siempre le dio su madre.
Su padre, también supo comprender y asistir sus ansias de crear, sin estructuras y con formas propias.
“Papá arquitecto, tablero, lápices, apoyo, empuje y yo me veo de niña haciendo esto, dibujando, sí, se vive dibujando, igual a respirar”, enfatiza.

 

También te puede interesar

 

Enviar un comentario

 

UA-41853528-1