Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Ver mejor: un desafío no sólo estético

Ver mejor: un desafío no sólo estético

A la hora de necesitar anteojos la actitud varía entre la aceptación y la negación, lo cierto es que sin lentes muchas tareas no sólo serán difíciles sino imposibles. ¿Es posible mejorar la visión sin usar anteojos? Esta es una de las preguntas que cada vez con más frecuencia motiva la consulta al oftalmólogo.

No sólo es una cuestión estética

Hoy en día, los anteojos de diseños variados son parte de la indumentaria y desafían el buen gusto y la imaginación de la mayoría de las marcas que imponen las tendencias. Los lentes de sol, en todas sus versiones, han sido un valioso objetivo dentro del mercado de la óptica. Hoy, incluso las monturas para lentes con corrección son diseñadas de acuerdo a la moda.

Sin embargo, la dependencia de los lentes no pasa sólo por la cuestión estética. Sin duda el tener un elemento extraño en el rostro puede generar dificultades para tareas que van desde lo cotidiano (los cristales se empañan con el vapor) hasta lo específico, en particular para la realización de deportes.

Funcionalidad

Según la magnitud del defecto, cuando se usan lentes aéreos, la imagen obtenida sufre un aumento (hipermétrope) o disminución (miope) del tamaño de modo tal que si el defecto visual es importante, puede ver de modo similar todas las líneas del cartel pero la imagen tendrá un tamaño diferente al real, con las dificultades que esto puede traer.

Soluciones

Las soluciones pueden ser ópticas o quirúrgicas. Entre las ópticas las lentes de contacto son una alternativa interesante para todos los defectos visuales. En pacientes mayores de 40 años, la monovisión con lentes de contacto o incluso los bi/multifocales pueden ser una alternativa muy útil.

En casos específicos como el queratocono u otro astigmatismo irregular, con la adaptación de lentes de contacto superará ampliamente la visión obtenida que con lentes convencionales.

La cirugía refractiva, dirigida a independizarse del uso de lentes, busca modificar la potencia del ojo actuando sobre alguna estructura:

• Sobre la córnea: si bien hay otros métodos, la más usada es la técnica con excimer láser, en sus distintas variantes. Ésta suele ser de elección en pacientes jóvenes de más de 20 años, con estabilidad demostrable y en general es aplicable hasta los 50-55 años dependiendo del caso.

• Modificación del poder del cristalino: la potencia del cristalino puede ser modificada colocando un lente dentro del ojo llamado lente intraocular (LIO).

La colocación de éste tipo de lente es habitual cuando se opera un paciente de catarata donde se extrae el cristalino opaco y se coloca en su reemplazo un LIO.

Otra opción es la colocación de un LIO sin extraer el cristalino, sumando su poder al sistema óptico del ojo de modo tal que se resuelva el defecto visual preexistente.

La mayoría de los defectos refractivos tienen una solución posible pero no es idéntica para todos. Un estudio visual exhaustivo del paciente es necesario para que el oftalmólogo indique la mejor opción para cada paciente en particular.

 

(*) Especialista en Oftalmología – MP: 6216

También te puede interesar

Enviar un comentario

 

UA-41853528-1