Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

La revista más leída de la región, dedicada a la mujer de hoy

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Un grupo de atletas que se junta a motivar

Un grupo de atletas que se junta a motivar

Todos los martes y jueves, en el Parque Berduc de Paraná, corredores aficionados y de élite se reúnen bajo las instrucciones del profesor Pablo Carussi y llevan adelante su propia rutina de entrenamiento. Hobbie y disciplina se conjugan en este deporte, que si bien aparenta ser individual, conlleva el trabajo y el apoyo grupal.

Estamos en la Escuela Municipal de Atletismo con sede en el Parque Berduc, y al momento del encuentro con Mujeres Divinas un grupo mixto y entusiasta de atletas se encuentra realizando “pasadas” cortas para trabajar los cambios de ritmo.

El clima de diversión se mezcla con la temperatura veraniega y casi húmeda de un día martes. Pasado el horario de la siesta, los alumnos de la Escuela comienzan a llegar a la pista para continuar con la rutina que les asignó el profesor Pablo Carussi, rutina que deben continuar los días que no están presentes aquí.

Si se hace una vista panorámica y general al parque, casi no se distingue al profesor del gran número de alumnos y corredores que copan el predio. Es que Pablo Carussi, además de cultivar un bajo y humilde perfil, tiene la convicción de que acompañar a los corredores y hablar con ellos, escucharlos y tratarlos individualmente, tiene un plus en sus vidas y en sus rendimientos.

“Esto funciona como escuela de atletismo desde el 2011, pero al grupo lo tengo desde el año 2000 cuando nos comenzamos a juntar por primera vez. En ese entonces yo no estaba recibido de profesor de educación física, pero ya entrenaba a personas de distintas edades”, cuenta este atleta y ex-jugador de fútbol, proveniente de una familia de atletas (su hermana, Lorena Carussi, es muy reconocida por sus medallas y logros a nivel regional).

Luego de trabajar muchos años ad-honorem o por la contribución voluntaria de sus alumnos, ingresó a la Municipalidad de Paraná como instructor de un programa relacionado a la salud, aunque dirigido a personas no deportistas y de la mediana y tercera edad.

Tuvieron que pasar más años hasta que se creara la escuela, primero en el Parque Berduc, y luego se abrió también en el Parque Gazzano, para niños y adolescentes que recién se inician en la disciplina.

El año pasado se formó una cooperadora que es la que maneja los fondos que provienen del municipio y del abono de los alumnos. “Estamos decididos a hacer un programa de trabajo sin dejar de contener a nadie, desde el más chico al más grande todos pueden venir a entrenar, tengo alumnos de 6 a mayores de 70 años y durante todos estos años eso ha funcionado muy bien. La idea de no dejar a nadie afuera crea en la escuela un ambiente más familiar, distendido. Incluso viene gente con discapacidad motriz o problemas de movimiento, y evolucionan muy bien, yo creo que es por ambos factores: el entrenamiento atlético pero también por la contención humana.”

La conversación se interrumpe a cada rato, ya que las observaciones del profesor Pablo son muy requeridas: “Pablo, ahora con qué sigo”, “Profe, ¿seguimos con las pasadas o qué dice usté?”, “Pablo, yo quería hablar un ratito en privado con vos por una cosa que me pasa”. Y él se da un tiempo para todos. También, desde las escalinatas de la pista, se lo escucha decir: “Ey allá, quietitos, quietitos por el pastito, no fuercen”, “Chicos, ¿bajaron de los 4 (minutos) o no?”. Es de esos profesores que está en todas.

Trabajando la integración

La mayoría de los que asisten a la escuela municipal de atletismo apuntan a maratones populares, recreativos. Y también están los jóvenes que tienen mejores capacidades de llegar a un cierto nivel de competencia. “A esos chicos, la mayoría estudiantes, tratamos de no frenarles el desarrollo. La cooperadora los apoya para que vayan a los torneos nacionales, con todo pago, facilitándoles el gimnasio, para que no tengan excusas de abandonar y para que vean que si quieren llegar a un alto nivel, saben que tienen la posibilidad”, afirma el profe.

En cuanto a los aficionados, si bien son los menos exigidos, van a la pista con la idea de trotar, aunque en ese punto, el profesor Carussi les da trabajos de resistencia y la mayoría se engancha igual.

Cada vez más mujeres

En los últimos años se ha notado el cambio en el grupo mixto que conforma esta escuela. “Las que más se interesan en venir a correr son las mujeres”, dice el profesor, y muchas alumnas le dan la razón. Actualmente, a nivel competitivo, el grupo de chicas se destaca por sobre los hombres, con un promedio de tres mujeres haciendo podio todos los fines de semana. “El atletismo era bastante masculino, incluso en los juegos olímpicos las mujeres se incorporaron a las disciplinas atléticas en la década del 80. Corrían hasta 5000 metros y hoy se destacan en maratones”, relata Carussi. Ante la consulta a algunas alumnas que estaban entrenando, las más jóvenes respondieron que eligieron venir a la escuela por el hecho de hacer ejercicios y mantenerse en peso. Las de mediana edad contaron que el motivo principal de haber venido era el contagio, el boca a boca, porque una amiga le contó que el grupo humano era lindo, o porque el profesor además de bueno en lo suyo te invitaba a seguir una dieta más saludable. “Creo que todas notamos que los valores que hay acá, el de contenernos y tratar de mantener el grupo, es fundamental para que no abandonemos”, cuenta Mariela, madre de hijos atletas y aficionada a la pista desde hace siete años. “Martes o jueves trato de venir como sea”, dice Andrea, profesora de educación física, “nos mantenemos en contacto por Whatsapp pero es lindo vernos, hacernos el aguante, compartir una tarde”. De hecho, el grupo se mantiene los fines de semana para juntarse en asados y reuniones o para salir a correr por el Parque Urquiza. “La cuestión es motivar. Es un grupo muy mezclado y todos nos integramos, venimos también a desenchufarnos”, dicen, entre risas, y con alguna que otra queja vuelven a la rutina de cross, velocidad o postas que venían haciendo durante la tarde.

 

 

Más notas

Enviar un comentario

 

UA-41853528-1