Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Sergio Grazioli: Me siento un profeta en mi tierra

Sergio Grazioli: Me siento un profeta en mi tierra

La vida de Sergio Grazioli está dedicada enteramente a la música. Nacido y criado en la ciudad de Rafaela, inició su camino musical siendo niño, como si se tratara de un juego; pero la vida lo fue conduciendo por senderos que le permitieron un desarrollo profesional que hoy lo consagra entre los grandes exponentes de la música popular, en la región del Litoral.
Es músico profesional desde 1980, dedicado casi exclusivamente al tango y al folklore; y en esta decisión la bisagra fue su paso por el escenario de Cosquín, una experiencia determinante que lo hizo direccionar toda su energía hacia esos ritmos.
También es profesor en Educación Musical; compositor de música de raíz folklórica; creador y director durante 15 años de la compañía artística “Argentina Tango Folk”; creador y director del “Museo y Biblioteca de la Música y el Sonido”.
Desde 2010 integra el grupo de Fabricio Rodríguez, un armonicista, compositor y cantante de Villa María, ligado durante años al mundo del rock. Con él empezó haciendo un pequeño set con no más de cuatro temas de música folklórica y tango; la experiencia compartida hizo que el grupo se volcara puramente a los festivales populares, y explotaron por ese lado.
“Toda mi vida la hice con la guitarra en la mano”, comienza contándole a Mujeres Divinas, como haciendo un resumen apresurado del transcurso de sus días. “Tengo 55 años y desde los siete toco la guitarra”, reafirma.

¿Cuándo te diste cuenta de que podías asumir esto profesionalmente?
Cuando sos chico y tenés 10 años, no imaginás que la música y la guitarra puedan formar parte de tu vida y transformarse en una actividad laboral. Lo hacés porque te gusta, aprovechás el tiempo, te divertís, disfrutás, pero sin saber en qué se puede transformar lo que estás haciendo.

¿Qué le aportaron los viajes a tu historia artística y personal?
Tengo en mi haber 16 giras internaciones, y a todas fui con mi guitarra. Con la compañía Tango Folk hicimos siete giras por Europa, a dónde también llegué como integrante del Coro Polifónico de Rafaela.
Viajar es una experiencia muy linda y si esa posibilidad te la da la música, mejor aún. Pude aprovechar todo de manera muy positiva; porque uno incorpora vivencias, amigos, y en mi caso lo capitalicé directa e indirectamente porque pude traer mucha información y elementos para lo que es hoy el Museo de la Música (ver más adelante).
¿Tocar la guitarra te gusta tanto como componer?
Tengo varias obras compuestas, pero no me centro en su difusión; quizás cuando sea más viejo y no esté sobre los escenarios le dedique más tiempo a la difusión de mis temas. Hay composiciones mías que fueron grabadas en Italia y Alemania, y es una gran satisfacción porque quiere decir que lo que uno ha compuesto gusta en algún lado.

Con los contactos que hiciste en el país y el exterior, podrías haber continuado tu carrera en otro lado, sin embargo nunca te fuiste de Rafaela.
Uno está siempre acá. Este es tu lugar y desde acá te podés oxigenar; y esa energía es la que te ayuda e impulsa a salir hacia donde sea, con la tranquilidad de saber que al regreso están tus afectos.
La música como lenguaje universal se entiende en todos lados, pero hay que trabajar seriamente en una propuesta comprometida con uno y con el público que te va a escuchar.

¿Te sentís profeta en tu tierra?
Hoy, me animo a decir que me siento un profeta en mi tierra; porque recibo el reconocimiento de la gente, y eso es lo más importante. Percibo el respeto de personas que reconocen lo que hago y el compromiso con el que lo asumo.
La música me ha permitido logros muy interesantes, que los alcancé a partir del coraje personal por encarar algunos buenos proyectos; porque hay artistas muy buenos que por miedo no dan el paso.

Para destacar

– Actuó en casi todas las provincias del país, destacándose su participación en más de 60 ocasiones en el escenario “Atahualpa Yupanqui” de Cosquín y, en 2012 y 2013 en el Festival de Jesús María.

– Realizó 16 giras internacionales que le permitieron actuar en escenarios de Uruguay, Italia, España, Suiza, Alemania, Francia, Israel y Grecia, presentándose en más de 200 ciudades europeas y del cercano Oriente (Roma, Torino, Bologna, Agrigento, Barcelona, Segovia, Vitoria, París, Perpignan, Berna, Friburgo, Nüremberg, Würzburg, Bamberg, Atenas, Salónica, El Pireo, Tel Aviv, Haifa y Netanya).

– En 2009 habilitó en Rafaela el “Museo de la Música y el Sonido”, institución sin fines de lucro que tiene objetivos educativos y culturales.

– Incursionó en otros lenguajes artísticos, presentando en septiembre de 2012 “Compañero Caco”, primer documental que trata sobre rafaelinos víctimas del terrorismo de Estado durante la última dictadura.

Museo de la Música y Biblioteca de la Música y el Sonido

Creado y dirigido por Sergio Grazioli, es un espacio cultural con colecciones de instrumentos musicales provenientes de más de 30 países. Hay equipos reproductores de sonido que abarcan desde comienzos del siglo pasado hasta nuestros días, entre los que se destacan aparatos mecánicos (fonógrafo), reproductores eléctricos (para discos, casetes, magazines y compactos), grabadores, radios y reproductores digitales. Tiene biblioteca, videoteca y la fonoteca que contiene más de 10.000 obras musicales registradas en discos de pasta, vinilos, casetes, magazines y discos compactos.

También te puede interesar

Enviar un comentario

 

UA-41853528-1