Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Puentes para construir soluciones

Puentes para construir soluciones

El Proyecto Pura Vida Conciencia Solidaria trabaja desde hace seis años articulando acciones entre las organizaciones sin fines de lucro y la gente interesada en ayudar. Trabajan en la capacitación como medio de generar sustentabilidad, crecimiento y permanencia del tercer sector.

Cada vez hay más organizaciones sociales en el país que trabajan para llenar espacios vacíos a donde no llega el Estado. La mayoría de las veces nacen a partir de una necesidad o un caso concreto, crecen en la medida que se va sumando gente y los pedidos de intervención se suman a medida que los logros se hacen visibles. Como muchas veces dependen de la buena voluntad de sus integrantes o de subsidios o empresas que las apadrinen su misión corre peligro si alguno de los factores falla. Es por ello que un grupo de personas decidió reunirse para asesorarlas y brindarles herramientas que les permitan la autogestión para que puedan asegurar su continuidad y sus acciones.

La Asociación Civil Pura Vida Conciencia Solidaria opera desde Capital Federal, Buenos Aires. Se trata de un grupo que proviene de áreas como el marketing, la consultoría, la comunicación y el trabajo ad honorem en distintas asociaciones que se reunió con el objetivo de colaborar con el tercer sector. Su experiencia en el campo les permite visualizar al sector en un contexto de vulnerabilidad debido a la escasa profesionalización. “Hay muchas ONG sin fines de lucro pero la mayoría están impulsadas y sostenidas por el corazón. No todas tienen la capacidad de generar dinero para garantizar la continuidad de sus proyectos”, indican. Una vez identificado el problema decidieron capitalizar sus conocimientos y ponerlos a disposición de las organizaciones para que consigan la autosustentabilidad y se proyecten en un marco de continuidad.

Desde hace seis años se especializan en la gestión de fondos y recursos. Uno de sus proyectos es el de Hacedores, a través del cual intervienen y realizan relevamientos en localidades donde consideran que existen necesidades que pueden llegar a cubrir y trabajar en conjunto. Otro de ellos tiene que ver con una campaña mundial de la cual son representantes en Argentina, que se llama “Un día para dar”. La misma permite en la actualidad que el Hogar Jardín Florido de Paraná pueda estar recibiendo respuesta a las distintas necesidades que posee. Como desde hace tres años hay un vínculo que ha ido creciendo, este año se decidió formalizar la campaña para poder brindarles soluciones concretas a sus necesidades de equipamiento y cuestiones que hacen a la calidad de vida de las personas que viven allí. “Otorgamos recursos concretos, no dinero, porque las necesidades cotidianas y los gastos diarios pueden llegar a generar que se utilice con esos fines y se olvide la necesidad por la cual se gestionó algo específico. De esta manera se garantizan que el pedido esté cubierto pero así también pueden dar cuenta a los colaboradores de que el dinero que aportaron con fines benéficos está siendo bien utilizado”, relatan.

¿Quiénes pueden colaborar?

Todos pueden hacerlo en mayor o menor medida, teniendo en cuenta que se trata de una comunidad donde colaboradores individuales aportan lo que pueden. La idea es que puedan hacerlo a través de una cuota fija mensual y no se estipula un monto específico. También pueden sumarse aquellas personas que pueden prestar algún tipo de servicio que no sea necesariamente dinero.

¿Cualquier ONG puede ser beneficiada con la asistencia?

Ante un pedido puntual se hace hincapié en la viabilidad de los proyectos y se mide la necesidad concreta. “Cuando una organización nos hace llegar el pedido de ayuda evaluamos la criticidad y viabilidad del proyecto que proponen llevar adelante. Hay localidades en las que hemos trabajamos en campañas de autosustentabilidad exitosas, como es el caso de Salto. Allí un hogar de niños vendía tortas fritas cuando necesitaba dinero para cubrir necesidades y cuando vimos que la gente del lugar las esperaba con ansiedad para comerlas y de paso colaborar les enseñamos el oficio de panadería y compramos el equipamiento. Hoy tienen su panadería, realizan un servicio de catering para empresas de la zona y tienen una entrada de dinero que les permite crecer y brindar salidas laborales. Lo primero siempre es resolver las necesidades del día a día. Después se piensa a futuro y se diagraman acciones en ese sentido”, relatan.

Lo fundamental es que los recursos que se consiguen puedan ser correctamente utilizados y aprovechados por organizaciones que no se diluyan, es por eso que también se exige demostrar una trayectoria acerca del trabajo que ya se viene realizando. “No aportamos nunca dinero para sueldos, alquiler o ninguna necesidad que, finalizada la ayuda, corra peligro de hacer desaparecer a la institución. Nuestra idea no es generar dependencia y menos una mayor a la que ya tienen, sino generar herramientas que les permitan caminar solos”, aclaran.

Cómo contactarlas

El sitio web es www.proyectopuravida.org.ar. Además, existe una línea gratuita para comunicarse: 0810 3458422. “Lo que nos interesa es que formen parte de la comunidad desde el lugar que cada uno puede. Siempre hay algo que podemos dar que el otro necesite y siempre habrá gente que se encargue de unir y crear puentes para solucionar problemas”, aseguran.

Enviar un comentario


UA-41853528-1