Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Priscila Enrique: El periodismo requiere de conocimientos y formación constante

Priscila Enrique: El periodismo requiere de conocimientos y formación constante

Si hay algo que la caracteriza son sus ganas de aprender y mejorar en lo que hace. Con 23 años Priscila se consolida como conductora de televisión y sigue apostando al estudio.

Priscila Enrique tiene 23 años y una importante carrera en los medios santafesinos. De lunes a viernes arranca el día en Arriba Santa Fe, programa que se emite en simultáneo por Canal 9 Litoral y Cable & Diario de 7 a 8.30 de la mañana. También conduce el programa del Sindicato Argentino de Televisión Seccional Santa Fe que se emite semanalmente y estudia la Licenciatura en Periodismo para complementar su título de Técnica en Periodismo Deportivo. Está de novia con Germán Conti, jugador de Colón, con quien planean un futuro juntos en cualquier lugar hacia donde los pueda llevar su profesión.

¿Cómo es hacer televisión tan temprano?

Es un desafío en el que sin dudas suma la gente que tenés alrededor. Tenés que ir buscando de qué manera complementarte con tus compañeros. Nosotros somos un informativo y por eso tenemos que darle ese tinte al producto sin dejar de ser divertidos y alegres. A esa hora el televidente quiere saber lo básico; qué se tiene que poner, cómo está el tránsito y qué pasa en Santa Fe. Después contamos cuáles son los temas del día y mostramos las tapas de diarios. Intentamos darle ese colorido que cuesta, pero sabemos que es fundamental transmitir frescura y solidez para que la gente se sienta parte y el programa no sea tan frío.

¿Hacés alguna otra actividad además de conducir?

Soy parte de la producción del programa así que ni bien termina me cambio, preparo el mate y salgo a hacer el recorrido habitual de notas. Hacemos entre cuatro o cinco por mañana y después las editamos. Nos ayudamos entre todos y la mañana se me pasa volando.

¿Cómo se complementan tus trabajos con el estudio?

Estudiar me lleva mucho tiempo, pero tengo 23 años: si no es ahora, ¿cuándo? El cursado es intenso y también incluye el sábado a la mañana, así que recién puedo recuperar las horas del sueño el domingo. El periodismo deportivo siempre me gustó; siempre tuve claro que que te guste el deporte no significa que te guste el periodismo. Hice un año en Ciencias Económicas de la UNL porque quería ser contadora. No fue perdido porque lo estudié, pero no me daba cuenta realmente de lo que quería. En la escuela había terminado en la modalidad de contabilidad, pero realmente no me veía, sentía que no era para mí. Siempre jugué al voley, toda la vida me gustó el fútbol y mi familia está muy ligada, sobre todo a Colón. El periodismo es lo mío y desde que lo supe no paré.

¿Cuál fue tu primer trabajo en el medio?

A los tres meses de haber comenzado el primer año de la tecnicatura me ofrecieron hacer radio e hice mis primeros pasos en Aires de Santa Fe. Después armé mi propio programa de deporte femenino. Se me ocurrió el proyecto, invité a mis compañeras de estudio y así nació Reinas del Deporte. Yo conducía y ellas se encargaban de las distintas coberturas. En su momento lo vivíamos más como un disfrute y no tanto como un laburo.

¿Creés que de a poco la mujer va ganando más terreno en el periodismo deportivo?

Seguro. Yo sabía en donde me metía y quería meterme. No eran mis pretensiones relatar un partido de primera división, pero si abrir el panorama y dedicarme al polideportivo, aunque el fútbol siempre es lo que más me gustó.

¿Cómo fue el traspaso de periodista deportiva a conductora?

En 2015 entré en Arcadia, la productora de contenidos desde donde salía Arriba Santa Fe en un principio. Comencé haciendo tareas administrativas hasta que me llamaron para que hiciera trabajo periodístico. Empecé a hacer coberturas en todos los ámbitos y aprendí muchísimo. A fin de año me recibí y me ofrecieron la columna de deportes. La hacía los lunes, miércoles y viernes durante dos meses y en junio de ese año me ofrecieron conducir con Ileana Hotschewer. Con ciertas dudas acepté. Era mi oportunidad y no la iba a dejar pasar. Fue duro al principio porque tenía muchos nervios y ansiedad, pero de a poco empecé a relajar. A los pocos meses Ileana se fue, el programa se mudó y comenzamos a salir en dúplex. Hoy conducimos con Luis Amsler.

¿Cuáles son las notas que más te gusta hacer?

Las historias de vida en las que las personas tienen algo para contar y considero que hay que dar a conocer. Me gusta el impacto, la nota que te deja algo y el conocer a personas que se merecen ser reconocidas por lo que hacen y atravesaron a lo largo de sus vidas.

¿Qué cosas te gusta hacer para salir de la rutina?

¡Dormir! (risas). Me levanto a las 4.30, vuelvo a casa a las 14, me relajo y acuesto. De siesta tengo que dormir más de 1 hora y media. Mi novio está prácticamente todos los días conmigo y disfrutamos de estar juntos, paseamos. Con los tiempos agitados que tengo no puedo dedicarme al deporte, pero tengo una caminadora que utilizo a veces. Al tiempo libre lo aprovecho con mi familia. Vivo sola hace dos años por una cuestión de lejanía así que cuando puedo voy a comer con mis viejos o a lo de mi novio. Tampoco te podés desenchufar tanto de lo que pasa porque te perdés, pero es cierto que uno se tiene que dar su tiempo. Estudiar me despeja mucho la cabeza y en la facultad la pasamos muy bien; somos un grupo reducido en el que todos laburamos, los profesores son colegas y no dejás de aprender. El periodismo es una profesión que requiere de conocimientos y formación constante.

¿Sos familiera?

Sí, muy familiera y mamenga. Me costó mucho irme de casa, pero tengo a mi novio siempre conmigo y me acostumbré mucho a que así sea.

¿Cómo es tu relación con Germán?

Estamos de novios desde hace tres años. Somos tan diferentes que nos llevamos bien por eso. Por ahí lo peleo, me enojo y él es el que tranquiliza, mima, calma las aguas. Nunca tiene problemas. Somos de no salir tanto porque muy frecuentemente la gente le pide fotos o videos y por eso preferimos disfrutar de quedarnos en casa. Miramos series en Netflix, tomamos mate, prácticamente no salimos a bailar. Tenemos 23 pero parece que tenemos como 40 (risas). Es un apoyo muy fuerte el que me da Germán y creo que el siente lo mismo. Son profesiones muy difíciles las de los dos, pero logramos complementarnos muy bien y contamos con el apoyo de nuestras familias.

¿Hay planes a futuro?

Los tenemos, pero por su carrera no sabemos qué puede llegar a venir. Es un tema que se toca todo el tiempo y la realidad es que, si él se tiene que ir a vivir a otro lado por el fútbol, yo me iría con él. Terminaría mis estudios porque donde esté me voy a seguir formando y capacitándome. Ese sería hasta ahora nuestro proyecto. El periodismo te da posibilidades, eso está bueno y como mi profesión me gusta nunca voy a dejar de ejercerla, pero lo quiero a él y acompañarnos es una decisión mutua. No pensamos así por estar en la etapa de enamoramiento, sino que ya es nuestro camino. Quiero tener mi familia, ser mamá. Tengo esa escuela de vida. Mis viejos están juntos hace más de 20 años, tengo ese ejemplo y lo quiero seguir porque me nace. Seguimos un poco esa ruta porque es lo que sentimos y queremos.

En Santa Fe o en cualquier otro lugar, ¿qué creés que le espera a tu carrera?

La profesión es muy particular, ¡tenés tanto por aprender! Me gustaría estudiar locución y seguramente es algo que voy a hacer porque va muy ligada a lo que hoy hago. Siempre estoy abierta a escuchar posibilidades. Quiero aprovechar, conocer gente y aprender. No me veo trabajando durante 25 años en un mismo lugar. Hay tantos medios y tanta gente que me encantaría saber un poco más de todo. Mi objetivo siempre es crecer en lo que hago.

También te puede interesar

Enviar un comentario

 

UA-41853528-1