Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Un comentario

Por qué tenemos mala suerte

Por qué tenemos mala suerte

En algún momento de nuestras vidas nos hemos hecho esa pregunta, sobre todo cuando hemos tenido un día malo, o una racha de varios días malos, o meses, o una temporada, o hasta un año entero, entonces no vemos la hora de que llegue diciembre para levantar la copa y celebrar que la vida nos dará una nueva oportunidad.

Son momentos en que parece que el universo conspirara para que las cosas nos salgan mal, una tras otra. Cuando pensamos que no podría empeorar sucede algo que no nos hubiéramos imaginado y realmente todo se pone peor.

Para confundirnos más, nos encontramos con gente a la que siempre, siempre, le va bien. La vida literalmente les sonríe, todo va sobre ruedas y es gente que, definitivamente, tiene la suerte de su lado, ¿cómo hacen? Un misterio ….

Mi madre aún habla de buena y mala suerte y es que creo que las generaciones anteriores tuvieron menos acceso a la información sobre el poder que, como seres humanos, tenemos. Hoy ya no podemos hacer de cuenta que no sabemos que quejándonos de lo que nos sucede no nos va a ir cada vez mejor. A esta altura, estoy convencida de que cada persona moldea como un bloque de arcilla su futuro.

Las palabras claves, para mí, son: libertad, merecimiento, amor propio, pensamiento positivo. Todo depende de la combinación que hagamos de esas palabras en nuestras vidas o de si estamos más cerca de sus contrarios: miedo, culpa, baja autoestima, pensamiento negativo.

La buena suerte y la mala suerte no existen, pero para saber por qué camino voy puedo preguntarme: ¿Qué tan libre soy? ¿Cuánto me critico? ¿Que creo que me merezco? ¿Que pienso sobre mí? ¿Que siento sobre mí?

No hay nada afuera que primero no esté adentro y nada que no esté primero adentro puede luego estar afuera. Ya lo dice una de las leyes principales de la metafísica “Como es adentro es afuera”, lo que sientas y pienses es lo que verás reflejado materialmente en tu vida, lo interno se convierte en externo, claro que mucho de nuestro mundo interno es inconsciente, por eso nuestro trabajo será cada vez hacer más consientes nuestras creencias más profundas. Así podremos dejar de poner afuera un responsable de lo que nos pasa, porque, aunque quisiéramos, no lo hay.

Somos los protagonistas, los guionistas y los directores de nuestras vidas.

¡Recuerda que la salida sólo es hacia adentro… y buena suerte!

Comentarios

  1. Nunca mejor dicho Emi…Buena o mala suerte no existe…
    Dice Maureen Murdock en “Ser Mujer: Un Viaje Heroico” Cuando una mujer deja de hacer, debe aprender cómo ser, simplemente. Ser no es un lujo; es una disciplina. La heroína debe escuchar con atención a su propia y verdadera voz interior. Eso significa silenciar las demás voces que quieren decirle lo que debe de hacer. Debe estar dispuesta a contener la tensión hasta que emerja la nueva forma. Menos que eso sería abortar el crecimiento, negar el cambio e invertir el proceso de transformación. Para ser, hace falta valor y sacrificio. Para que el sacrificio sea completo deben sanjarse los viejos hábitos. Las mujeres tienen que empezar a decir que no a posiciones en las que realmente no quieren estar, aunque signifique una pérdida de admiración por parte del mundo. Y generalmente ocurre así. También deja una herida abierta que tiene que curarse antes de que pueda surgir lo nuevo.

Enviar un comentario


UA-41853528-1