Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Matías Riboldi, el cultor del popping

Matías Riboldi, el cultor del popping

Vive en Santo Tomé, Santa Fe, tiene 20 años y ama bailar. Tiene un estilo muy difícil de lograr y dedica gran parte de su día a perfeccionarse en eso.

Matías Riboldi se mueve en la pista como si flotara, se desliza con ondulaciones imposibles. Los brazos se flexibilizan como el látex y la cabeza parece que se independiza del cuerpo. Luego se transforma en un robot y los movimientos son cortados, como si se realizaran a través de engranajes.

Es de Santo Tomé, Santa Fe, y en sus jóvenes 20 años ha participado en torneos y selectivos de danza en el país y en la región.

Popping

“Bailo desde los 15 años, hace años para ser concretos. En los últimos dos años empecé a entrenar tres horas todos los días y desde entonces fui bailando cada vez mejor”, asegura Matías en diálogo con Mujeres Divinas.

El estilo de baile se llama popping, que es una técnica basada en la contracción de los músculos al ritmo de la música combinándolo con diferentes posturas y efectos visuales.

“Actualmente no formo parte de ningún grupo. Soy autodidacta desde que comencé hasta el día de hoy y siempre estoy aprendiendo cosas nuevas e informándome”, asegura el joven bailarín.

“La danza para mí es poder expresar y transmitir todos los sentimientos y emociones que uno siente a través de la música”, remarca.

El sueño de Matías es dedicarse por entero al baile, “poder llegar a vivir de lo que realmente me gusta y apasiona”, dice él.

“A lo largo de mi trayectoria, tuve la suerte de poder cumplir varios de mis sueños, pero todavía quedan muchos más por cumplir”, reconoce.

Además de las presentaciones en certámenes y en locales bailables, Matías utiliza las redes sociales para difundir videos y fotos de sus coreografías, y consigue cientos de likes y de seguidores.

“Las redes sociales que más utilizo para difundir videos, fotos, imágenes y demás información son Instagram, Facebook y Youtube. En todas podés encontrarme como Matías Riboldi”, señala

Inicios

“Todo comenzó cuando estaba mirando videos de baile en Youtube porque siempre me gustó bailar otras cosas y ahí descubrí este estilo que era algo muy novedoso y asombroso y desde entonces empecé a practicarlo”, recuerda.

“Tengo 20 años. Soy soltero. Vivo en Santo Tomé, Santa Fe. Hace un año y medio dejé de estudiar por problemas económicos y me dediqué al baile desde entonces. Además de bailar, me gusta todo lo que tenga que ver con la computación”, describe a manera de presentación.

“Actualmente trabajo bailando en boliches, cumpleaños de 15, casamientos, eventos privados y públicos, entre otros. También doy clases por la peatonal del centro de Santa Fe y en Santo Tomé. Sigo en busca de un representante o productora que me ayude a crecer. Cuento con algunos sponsors y sigo en busca de otros”, afirma con convicción.

“A lo largo del año pasado fui pasando por varias selectivas del Torneo Nacional y Sudamericano Professional Dance. En todas obtuve el primer puesto hasta el momento. En las finales nacionales realizada en San Rafael (Mendoza) obtuve el primer puesto pasando a las finales sudamericanas en Montevideo (Uruguay) del corriente año”, cuenta sobre sus actuaciones.

“Otra selectiva por la que pasé fue por la del torneo internacional Fitness Group Argentina pasando con el primer puesto a las finales en Miramar en Buenos Aires en el mes de diciembre de 2017”, finaliza.

Los detalles de un estilo

El origen del popping se sitúa en la costa oeste de EE.UU. en los 70. Se da al bailarín Boogaloo Sam como el creador de este baile en Fresno, California. Solía bailar otro estilo de baile funk llamado “Campbellocking” y hacer la figura que se conoce como “el robot”. Fueron los programas de televisión sobre robots a comienzos de los 60 los que inspiraron a los jóvenes en Los Ángeles a inventar el baile del robot. Obviamente los mimos fueron de gran influencia en el desarrollo y el perfeccionar el “robot dance”. Los movimientos hidráulicos de los robots bailando con la música se fueron convirtiendo cada día más mecánicamente rítmicos.

En 1969, un joven negro llamado “Don Campbell” se había convertido en un conocido bailarín callejero en Los Ángeles e inventó un baile llamado “Campbellock”. Combinó movimientos del “robot dance”, movimientos del “Tap Flash Dance” o Claqué americano y expresiones faciales, para crear un nuevo estilo de baile.

Se baila mayoritariamente con música Funk. Durante la década de 1980, muchos de los poppers también utilizaban “electro-funk” para sus rutinas de baile, debido a que las cajas de ritmos y sintetizadores eran muy populares y las bandas funk las integraban en su música y a los poppers les parecía que daba un toque más robótico a la música. Hoy en día, también son comunes algunos géneros de música más actuales, como el g-funk, hip-hop instrumental y determinadas canciones enfocadas únicamente para bailar popping y géneros alejados como el dubstep.

En cuanto a la vestimenta, actualmente, se opta por los pantalones de pinzas o pantalones más bien anchos, para poder marcar mejor los movimientos y pops. En el calzado, destacan los zapatos llamados hush puppies. También es común entre los poppers vestir estilo urbano, como por ejemplo llevar camisas manga larga a cuadros, ya que estas les dan mayor vistosidad a sus movimientos, usar snapbacks, playeras de estilo urbano, pantalones spandex rectos y en el calzado zapatillas Puma Suede, Vans y Converse All-Star.

Enviar un comentario


UA-41853528-1