Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Los primeros pasos de un niño

Los primeros pasos de un niño

Los primeros pasos son un evento muy importante en el neurodesarrollo de todo niño, y por lo tanto todos los padres lo esperan con mucha ansiedad, ya que marcan el comienzo de una nueva etapa de exploración incesante.

Desde el punto de vista emocional, para los padres representa todo un acontecimiento y se sienten orgullosos y, también, muchas veces preocupados, ante tal evento. Por eso el pediatra debe responder preguntas tales como, ¿cuándo debe gatear? ¿es normal que no camine aún? ¿Qué precauciones debemos tener? Ante todo, debemos respetar los tiempos normales de crecimiento de cada niño. No todos crecen al mismo tiempo.

Antes del año de vida, el niño progresivamente va logrando colocarse en posición de gateo con la cabeza levantada, comienza con movimientos de arrastre para posteriormente realizar deslizamientos coordinados con su piernas y brazos; sin embargo, no todos los niños gatean, hay quienes directamente logran colocarse en posición vertical (parados) sosteniéndose de algún objeto firme (sillas, muebles, pared) para luego dar sus primeros pasos.

Durante la etapa previa a caminar, es importante estimular al niño para que aprenda a coordinar sus movimientos. Esto lo logramos dejando al niño en el suelo, sobre una superficie firme, pero con protección antigolpes (planchas de goma eva, frazadas delgadas y extendidas) y estimulándolo inicialmente a sentarse solo, posicionarse en forma de gateo, y luego ayudarlo a pararse con sostén. Debemos, durante todo este proceso, utilizar objetos que llamen su atención, con colores y sonidos. Es habitual que, al pararse, separe ampliamente sus pies (base de sustentación) para mantenerse en equilibrio. Posteriormente, y siempre con ayuda, comienza a dar sus primeros pasos alrededor de los 12 a 14 meses, para progresivamente ir desprendiéndose del sostén, y comenzar a dar solo, sus primeros pasos. Si el niño gatea, es probable que comience a caminar más tardíamente, alrededor de los 16 a 18 meses.

Durante este proceso, es importante tener precauciones tales como no dejar objetos peligrosos al alcance del niño (líquidos de limpieza, elementos cortopunzantes, remedios, pilas, entre otros), tapar enchufes y poner rejas a las escaleras, y considerar que todo elemento puede ser usado por el niño para sostenerse (sillas, mesas, cocina) con los peligros que eso implica. Es una etapa maravillosa de crecimiento, de individualización del niño y el momento ideal para que explore el mundo.

Por consultas podés acercarte a Presidente Perón 621, en Paraná, o comunicarte vía telefónica al (0343) 4228122. Turnos por la tarde de 16 a 20 horas, se atienden obras sociales.

(*) Médica pediatra. MP: 10.226

Enviar un comentario


UA-41853528-1