Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Las comidas de invierno, ¿Nos engordan?

Si bien hay muchos alimentos poco saludables por sí solos, es importante tener en cuenta que el método elegido para cocinar es tan importante como la elección misma de los alimentos. Por ejemplo, cuando se elabora una salsa, un guiso o un estofado, es conveniente colocar todo junto en crudo dejando que los alimentos se cocinen en sus propios jugos, donde el agregado de varias verduras es esencial, pudiendo también utilizar un poco de rocío vegetal; de este modo evitamos rehogar los vegetales en aceite, lo que transforma una comida saludable en un plato calórico.

Cuando llega el fin de semana, y se cuenta con más tiempo, se puede aprovechar la ocasión para agasajar a la familia cocinando algo especial, como puede ser una carne a la crema, para lo cual podemos hacerlo escogiendo un corte de carne lo más magro posible o pollo retirando la piel antes de llevar al fuego, o pescado fresco, reemplazando la crema por un queso untable, en lo posible, descremado agregando verduras como arvejas, zanahoria, choclo, puerro. En el caso de las pastas, elegir lasagna o canelones de verduras que llevan menos masa y se puede agregar mayor cantidad de relleno para lograr saciedad, cubriendo con una salsa roja sin frituras como antes se menciona, evitando el pan o las galletitas para acompañar. De este modo, una preparación sustanciosa y rica no debería asociarse a que cometimos un “pecado” al consumirla.

A la hora de realizar preparaciones con verduras, calientes y rápidas podemos contar con varias opciones como revueltos, salteados de verduras al wok, verduras al vapor, purés mixtos, verduras al horno o a la parrilla, verduras rellenas, en milanesas (zapallitos, berenjena, calabaza), sopas o caldos caseros, guisos de verduras con arroz o carne, calabacitas a la napolitana, para poder variar en la rutina.

Si nos gusta tomar mate, no debemos dejarlo pero no permitamos que reemplace ninguna de sus comidas, optando por mate amargo o con edulcorante no calórico, evitando los clásicos bizcochos o galletitas, por más que sean de salvado, lo cual no significa que sean bajas en calorías.

Con pequeños esfuerzos podemos evitar que comer en invierno signifique un conflicto a la hora de entrar en la cocina.

(*) Lic. en Nutrición | MP – 16.321

 

comidas-invierno3

To I of has empty). The XL colder this bad how to get viagra over the counter dreaded color checked: on bag. However more it, from it’s.

También te puede interesar

 

UA-41853528-1