Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

La presbicia, compañía inevitable

La presbicia, compañía inevitable

El advenimiento de los 40 años, trae aparejado algunos cambios que generan dificultades visuales particularmente notables cuando se trata de leer, más aún en condiciones de fatiga o a la mañana temprano. Es importante tener información sobre la presbicia ya que nos acompañará a todas las personas en algún momento de la vida.

Acomodación normal. El sistema óptico del ojo en reposo está “diseñado” para la visión lejana. Toda aproximación de aquello que desea ser observado, requiere la puesta en marcha de un complejo mecanismo activo automático llamado acomodación. En él intervienen el lente natural del ojo (cristalino) y un músculo que puede modificar su forma (músculo ciliar) variando de este modo la distancia de enfoque del ojo.

Los cambios sobre el cristalino y el músculo ciliar como producto del paso de los años, generan una dificultad progresiva en el enfoque de objetos cercanos a partir de los 40 que va ampliando su espectro a las distancias intermedias, especialmente al acercarnos a los 50 años.

Manifestaciones. La sensación de fatiga, la visión transitoriamente borrosa al cambiar la distancia de enfoque, la sensación de pesadez o de sueño, son algunos de los síntomas más frecuentes. Esto es más evidente si se agrega la iluminación defectuosa o con luz discontinua.

Al comienzo, la dificultad es sólo notable de cerca, pero con el tiempo se agregan los problemas con la distancia intermedia. Esto se debe a que la pérdida de acomodación lejos-cerca se triplica entre los 40 y los 58-60 años quedando de manifiesto el “bache” intermedio.

Opciones terapéuticas. No existe prevención, ya que no se trata de una enfermedad. Sólo es posible aceptarla y tratar de lograr el artificio óptico más adecuado para cada caso. Tomemos en cuenta que la presbicia se suma a cualquier defecto previo que pudiera existir.

Los lentes de lectura, generalmente pequeños para permitir la visión de lejos levantando la mirada, son la elección más simple. En el caso que se asocie a un déficit para lejos, el lente bifocal sería la alternativa, aunque tiene la limitante de no resolver la distancia intermedia.

Los lentes de contacto convencionales, sólo cubren la distancia de lejos y debe agregarse un lente de cerca sobre los mismos a la hora de leer. Una alternativa es la monovisión, es decir, un lente para lejos y uno para corta/media distancia podría ser una alternativa aunque no para períodos prolongados. También están disponibles los bi-multifocales pero no han logrado la respuesta esperada.

Cirugía. Las opciones quirúrgicas pueden tratar el defecto sobre la superficie ocular o aplicar técnicas intraoculares.

El tratamiento sobre la superficie ocular más aceptado se realiza mediante el uso de Excimer Laser, mediante la técnica conocida como LASIK. (LASer In situ Keratomileusis).

En cuanto a las técnicas intraoculares, consisten en la colocación de lentes intraoculares con o sin remoción simultánea del cristalino.

Si bien hay otros tratamientos aplicables a esta disfunción, los mencionados son los usualmente aplicados por ser considerados  más confiables, repetibles y predecibles.

 

(*) Especialista en Oftalmología – MP: 6216

También te puede interesar

Enviar un comentario

 

UA-41853528-1