Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

La mujer y el trabajo, elemento clave para el desarrollo empresarial

La mujer y el trabajo, elemento clave para el desarrollo empresarial

El tiempo en que la mujer estaba socialmente confinada a las tareas de hogar y a la crianza de la familia es cosa del pasado. En la actualidad un porcentaje igualitario de mujeres, y por veces mayor en relación a su complemento de género, se incorpora exitosamente al mercado de trabajo en diversas posiciones, niveles y áreas laborales.

Ésta creciente tendencia se fundamente principalmente sobre dos aspectos esenciales: la constante revalorización y desarrollo del rol de la mujer en la sociedad por una parte, y por otra, la necesidad de generar ingresos extras para el soporte del primer núcleo familiar.

Desde esta perspectiva es inevitable identificar el importante rol de la mujer en la sociedad argentina, ya que la misma logra destacarse constantemente en los diferentes aspectos de su vida. La mujer no se limita a un solo rol, por el contrario posee la capacidad de ejecutar múltiples papeles en su vida cotidiana, siendo a la vez, trabajadora, profesional, madre, emprendedora y amiga, por mencionar solo algunos.

Desde el ambiente empresarial, determinadas dificultades fundamentan y apoyan la mayor inserción de la mujer al mercado laboral. Por un lado el desafío de atraer y retener talentos dentro de la empresa se vería beneficiado directamente mediante la mayor incorporación de mujeres a la organización, por otro, la necesidad empresarial de desarrollar competencias centrales para diferenciarse estratégicamente de sus competidores también se vería afectada positivamente por el fenómeno antes mencionado.

En este sentido, las organizaciones empresariales han comenzado a llevar adelante acciones a los fines de fomentar y potenciar la inserción femenina en el mercado de trabajo, así como para mejorar la retención y fidelización de las mismas una vez dentro de la empresa. Entre algunas de estas tácticas, encontramos los programas de equilibrio de la vida y el trabajo, la aplicación de nuevas estructuras horarias y remunerativas, y la implementación de políticas que posibiliten el desarrollo de un plan de vida en paralelo a una carrera profesional laboral.

A pesar todo, aún existen determinadas prácticas que limitan, al menos parcialmente, el ingreso total de la mujer en el ámbito laboral. Entre estas, la desigualdad en las remuneraciones, las antiguas filosofías empresariales y determinadas prácticas discriminatorias.

En definitiva, la realidad indica que se ha avanzado mucho en relación a la participación de la mujer en el mercado de trabajo, pudiendo estas alcanzar posiciones claves en diversas industrias, igualdad salarial y de trato y revalorización de su aporte al ámbito empresarial. Pero a pesar de todo esto, resta mucho camino por recorrer, y la responsabilidad por la potenciación de la mujer en el trabajo no puede quedar sólo en manos de estas, sino que debe ser compartida por las organizaciones empresariales, estructuras públicas pensadas a estos fines y la sociedad en general.

 

(*) Director en Irigoitía Romero & Asociados, Consultora de RRHH.

También te puede interesar

Enviar un comentario

 

UA-41853528-1