Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

La búsqueda de la mano del Tarot Madre Paz

La búsqueda de la mano del Tarot Madre Paz

La elección de un mazo no es arbitraria, esta semana no fue más que una confirmación constante de la importancia de haberme formado en una baraja de simbología femenina.

El día que decidí elegir mi primer mazo, como buena virginiana, evalué varias opciones y resoné, es decir, mi intuición me llevó a conectar con el Madre Paz. Hoy, 5 años después, entiendo todo tan claramente. No podría haber elegido otro, porque era el reflejo de todo lo que iba sintiendo desde hacía tiempo: La hermandad entre mujeres, la sabiduría femenina, los ciclos, las luchas de las mujeres en la historia. Todo eso decantó en la elección de acercarme al Tarot desde la amorosidad y el autoconocimiento.

La historia de este tarot se remonta a finales de los años 70, dos mujeres: Vicki Noble y Karen Voguel en su casa de California sintieron el llamado a traducir años de lecturas e investigaciones sobre el aporte femenino a un mazo de Tarot. Es una baraja redonda, que se lee en cuatro direcciones, llena de imágenes de Diosas y mitos de diferentes culturas. Es una resignificación del tarot tradicional, aportándole historias, relatos y vivencias.

Así, estas mujeres fueron dibujando y volcando todos sus saberes en 78 bellas cartas que resimbolizan arquetipos e imágenes ancestrales que operan en nuestro inconsciente colectivo. Su visión receptiva, vinculante, amorosa, honra todas las culturas y tiempos.

Hace unos años, luego de que me regalaran mi primer Madre Paz, me entero sobre un conflicto que habían tenido las autoras y de cómo las cartas que tenía en mis manos no respetaban sus derechos de autoras ni retribuían ganancias a ellas. Me sentí muy mal, este tarot adorado que tanta conexión me brindaba había sido manipulado por la industria, el capitalismo y el oportunismo.

Este mes siento que cerré un círculo, compre un Madre Paz versión mini original, me siento en paz, devolviendo a sus verdaderas autoras con alegría, todo lo sanador que es para mí conocer y vivir estas cartas que hermosamente han creado.

Y aquí estoy honrando los dos mazos, el de edición chilena, que hasta el día de hoy está en conflicto y el importado. Sé que me acompañarán muchos años más en este camino de búsqueda y autoconocimiento, donde me encuentro con otras mujeres y confío en que, si sana una, sanamos todas.

(*) Para Lunaria, Taroy y Autoconocimiento.

 

Enviar un comentario


UA-41853528-1