Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Gimnasia durante el embarazo

Gimnasia durante el embarazo

Tal vez no haya otro momento en la vida de la mujer en el cual sea más necesaria la práctica regular de ejercicios, teniendo en cuenta que el proceso de gestación va modificando el cuerpo de la embarazada de tal manera que se hace imprescindible acompañarlo por medio de ejercicios que ayuden a esta readaptación.

Los beneficios que brinda practicar gimnasia en esta etapa son innumerables, y más aún si esta actividad está direccionada específicamente a atender los cambios fisiológicos y psicológicos que se producen durante la gestación, a través de ella se puede lograr que la embarazada se conecte gradualmente con su nuevo cuerpo, aceptando con naturalidad los cambios que se van produciendo a lo largo de los nueve meses, mediante una serie de movimientos que la van armonizando y acondicionando. De este modo, el fluir del movimiento que recorre todo su cuerpo, contribuye a que vaya tomando conciencia de todas sus zonas, integrándolas con ritmo y espontaneidad a su esquema corporal, al tiempo que va ganando confianza en la capacidad de su cuerpo de “sostener” a su bebé, liberándolo de tensiones y corrigiendo aquellas malas posturas propias del embarazo.

La gimnasia a realizar debe ser armónica, rítmica y coherente con la fisiología de la embarazada, y debe ir preparando el cuerpo para el momento del parto.

Practicar este tipo de gimnasia desde el comienzo del embarazo también va preparando a la mujer para que más adelante al encarar la psicoprofilaxis del parto, viva el proceso de las contracciones con más naturalidad, acompañándolas con una actitud de entrega y abertura en coincidencia con todos aquellos movimientos que venía practicando desde antes. Así como también favoreciendo y acelerando el proceso de recuperación del post parto.

Beneficios de la actividad física para el bebé

• Las hormonas liberadas durante el ejercicio pasan a través de la placenta hasta el bebé. Al comenzar los ejercicios éste recibe un estímulo emocional proveniente de la adrenalina de la mamá.

• Durante el ejercicio el bebé experimentará los efectos de las endorfinas, sustancia que nos hacen sentir mucho mejor y más relajados.

• Al finalizar la actividad física, las endorfinas ejercen un poderoso efecto tranquilizador, el cual puede durar más de ocho horas, y es percibido por el bebé.

• El movimiento del ejercicio es confortador y el bebé se sentirá complacido por el efecto de los balanceos.

• Cuando la futura mamá se ejercita, los músculos de su abdomen realizan una especie de masaje agradable y calmante para el bebé.

Cada vez que la futura mamá practica los ejercicios recomendados, su bebé recibe una cuota mayor de oxígeno en la sangre, el cual mejorará su metabolismo y le brindarán una sensación placentera. Todos sus sentidos, particularmente los cerebrales, pasarán a funcionar en su nivel óptimo.

 

(*) Profesora de educación física.

También te puede interesar

Enviar un comentario

 

UA-41853528-1