Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

El sueño de la llegada de un hijo. ¿Y si no llega…?

El sueño de la llegada de un hijo. ¿Y si no llega…?

Hay cientos de parejas a las que les cuesta engendrar hijos, ¿Por qué será? Todo depende de qué lado lo miremos, y desde qué cuerpos que constituyen nuestro ser lo meditemos. El físico, emocional, espiritual, áurico, o el que sea, la realidad es que ese hijo no llega.

Con mi experiencia con parejas veo que es imposible abordar la llegada de un hijo sólo desde la medicina, lo emocional o lo espiritual. Todo tiene relación con todo y esto es lo maravilloso de los profesionales que trabajamos acompañando a la pareja,  si se quiere, de una manera integral y holística. El ser humano forma parte de todo eso, no es parcial, no es un número de historia clínica, es un todo que se relaciona.

Según una autora muy querida por mí, Laura Gutman, hoy en día hay muchos más embarazos perdidos que hace algunos años atrás, esto se debe a que la mujer tiene mayor acceso a pruebas y test de embarazos en forma inmediata que hace unos años atrás.  Esto tendría que ser un uso y no un abuso. Las mujeres siempre han perdidos muchos embarazos pero a veces ni se enteraban, sólo lo hacían cuando el que realmente la elegía decidía quedarse. Hoy hacemos hasta lo imposible para lograrlo, desde estimulaciones de ovarios hasta fecundaciones asistidas. ¿Alguien se detiene a pensar si realmente ese niño nos elige o todo el tiempo se está forzando para que nos elija como padres? Debemos analizar por qué no se da la gestación, desde todos los abordajes del ser humano.

Todas las fichas están puestas sobre las madres y quién le pregunta a los padres si realmente se sienten preparados para ser padres, que es una gran responsabilidad, ellos son la otra parte de la concepción, nosotras llevamos un desafío a cumplir pero si fuera más compartido, trabajando con la energía masculina posiblemente nos sorprenderíamos.

Muchas parejas llegan a mi espacio de trabajo con el relato que cuando se tranquilizaron quedaron embarazados, y yo les cuento que eso sucede porque sueltan la razón y abren el corazón,  ahora si fueron elegidos por una almita de luz. Cuanto miedo rodean el cuerpo y el alma de la mujer de hoy. Cuánto cuesta que se conecte con todos sus cuerpos en los diferentes planos, la mujer de hoy sólo está en el plano físico, en búsqueda de una eterna juventud. Todo el tiempo nos venden que tenemos que estar espléndidas, bellas, con la última vestimenta, maquilladas, sonrientes, y con perfumes cremas y demás. La mujer actual no reconoce su olor, sudor, bellos, canas, ni hablar del sangrado, ropa suelta, tacos bajos, respeto por sus ciclos, respeto y amor por su cuerpo. La mujer de este tiempo está en el afuera, luchando por un reconocimiento social, y olvidándonos que somos las procreadoras del amor gestando vidas, que somos las elegidas para engendrar la cría, que nuestros úteros están bendecidos por la maternidad, que no podemos traer hijos al mundo sólo para cumplir un mandato cultural, que tristeza me dá de pensarlo.

Miremos a nuestros pequeños hijos, no les permitimos ensuciarse, manipular elementos de la naturaleza como barro, arena, agua, entre otros, no les permitimos manipular sus cuerpos, sentirse ser dueños de su propia naturaleza, estaría bueno que haya más niños en las plazas, que los jardines de infantes sean en contacto con la naturaleza y sus elementos, CRIAR SERES LIBRES en todos sus aspectos. Sólo detenernos a pensar y reflexionar un poco contribuiría a la paz y el amor por el ser humano.

 

(*) Doula. Educadora para el parto, nacimiento, puerperio y crianza. Coordinadora de la Red Latinoamericana por la Humanización del Parto y Nacimiento.

 

 

También te puede interesar

Enviar un comentario

 

UA-41853528-1