Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

El lunes arranco

En la mayoría de los casos, cuando se plantea la idea de hacer régimen, junto a ello invaden a la cabeza un sinfín de pensamientos como: no voy a poder, cómo hago para no comer todo lo que me gusta, me voy a morir de hambre, en mi casa nadie me apoya, no puedo poner a toda mi familia a dieta, no como más pan hasta verme como quiero, el mes que viene tengo una fiesta y quiero bajar todo lo que me sobra.

Cuando tomamos la decisión de cuidarnos, la iniciativa no debería llegar un sábado a la noche cuando la pollera ya no queda como antes o cuando el pantalón ajusta más de lo normal, es ahí cuando estos pensamientos nos inundan y nuestro humor se va con ellos.

Ante la urgencia de comenzar a adelgazar cuando arranca la semana, el lunes buscamos en una revista la última dieta de moda que hacen las famosas, o en páginas de Internet, sin importar si funcionan o para quién está destinada, si es saludable para su edad o si podremos mantenerla por más de una semana. Salimos a comprar todo lo que necesitamos, no importa si es difícil o poco convencional, el próximo sábado la ropa tiene que quedar mejor. Es así como funcionamos ante muchas situaciones donde no contamos con un correcto asesoramiento profesional.

Estas dietas, llamadas “de moda” no guardan relación entre la realidad y gustos alimentarios. Suelen ser restrictivas, constan de preparaciones con alimentos que no encontramos fácilmente en la despensa del barrio y son complejas de elaborar para el tiempo con el que contamos. Normalmente llevan a la monotonía y no educan, por lo cual al abandonarla se recurre a los hábitos anteriores que provocaron el aumento de peso.

Por ser una cuestión de voluntad, la idea de realizar un plan de alimentación debe ser pensado y planificado de acuerdo a nuestros horarios y preferencias alimentarias con la ayuda de un profesional. Hay quienes optan por realizar la consulta nutricional pero llegan con la idea de dejar de comer todo lo que ellos consideran que engorda, pretenden dejar de salir, de asistir a reuniones familiares, cumpleaños y se olvidan de todo aquello que les gusta comer.

Un plan de alimentación restrictivo no puede sostenerse por mucho tiempo, no cubre con las necesidades de vitaminas y minerales, produciendo un estado de cansancio y, tarde o temprano, desencadena un ataque de ansiedad, donde se decide abandonar con la idea de adelgazar, acompañado del efecto rebote.

Querer disminuir el peso que nos excede viene de la mano de cuidar nuestra salud, con lo cual no debe significar una lucha continua, por el contrario debe significar un cambio de actitud, de estilos de vida que permitan comenzar con el plan de alimentación y terminarlo, sin generar intermitencias que sólo provocan recuperar el peso perdido más rápido y enlentecer aún más el próximo descenso. Así mismo, los cambios que implementamos deben ser incorporados como hábitos de vida que nos permitan mantener el peso perdido.

(*) Lic. en Nutrición | MP – 16.321

el-lunes-arranco1

También te puede interesar

 

UA-41853528-1