Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

El frío y la piel

El frío y la piel

El frío, el viento, la reducción de ingesta de agua (porque tenemos menos sed), la exposición a ambientes calefaccionados y muchos otros factores hacen que el cuidado de la piel sea una materia aparte a la hora de enfrentar al invierno.

Por eso, Essenza Perfumerías te recomienda que mantengas tu piel hidratada y nutrida utilizando productos Dermaglós.

Antes que nada tenés que saber que mientras las pieles grasosas sufren el verano, las secas o sensibles son las que más se ven afectadas por el frío. En esta época el resecamiento aumenta y la piel tiende a descamarse, resequedad que se manifiesta en el rostro, las manos, los brazos y las piernas.

¿Cómo contrarrestar los efectos del frío?

Aunque esté escondida bajo los abrigos y los tejidos gruesos, que dificultan la oxigenación y la transpiración, no te olvides de la piel de tu cuerpo si querés que el frío pase sin dejar huellas. La hidratación y nutrición es fundamental. Tomá nota y seguí estos consejos:

• Aumentá el consumo de frutas y verduras ricas en agua como tomate, kiwi, naranja y pomelo y de vitamina C y E, que por ser antioxidantes protegen a la piel del envejecimiento.

• Date un baño de vapor una vez por semana para activar la circulación, liberar toxinas y exfoliar la piel.

• Humectá tu piel con cremas ricas en vitamina A como la Crema hidratante corporal Dermaglós, que hidrata la piel ayudando a mantenerla suave y elástica gracias a la acción equilibrada de sus componentes.

• Tus labios son los que más van a sentir la resequedad porque no poseen glándulas sebáceas que los protejan. Humedecerlos con la lengua es contraproducente porque cuando la saliva se evapora aumenta la resequedad. Para hidratarlos y protegerlos aplicá protector labial.

• En las manos: la ausencia de glándulas sebáceas y una piel muy fina hacen que sea una de las partes del cuerpo que tiene la piel más delicada. Es hipersensible al frío y tiende a resecarse.

• El sol: si bien los rayos UVB -que son los que nos broncean- están bajos en el invierno, los rayos UVA no son visibles y están presentes todo el año, por tal motivo no debemos olvidar el uso de un protector solar o bien de cremas hidratantes con protector. Si prestaste atención a estos tips, ya estás lista para disfrutar de lo mejor del invierno sin que el frío deje marcas en tu cuerpo.

También te puede interesar

 

Enviar un comentario

 

UA-41853528-1