Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Cuidar a nuestra mascota del frío

Cuidar a nuestra mascota del frío

Con la llegada del frío, debemos tomar algunas precauciones con nuestras mascotas, en nuestro país el invierno suele ser bastante frío. Durante los meses de junio, julio y agosto las temperaturas nocturnas pueden llegar a menos de 0º C en algunas provincias.

La permanencia prolongada en lugares extremadamente fríos puede quebrar los mecanismos de regulación térmica de perros y gatos. En los cachorros y perros viejitos es donde se observa una mayor sensibilidad a las bajas temperaturas debido a deficiencias en la regulación térmica, con lo cual, inclusive, la exposición al frío por breves período puede dañar al animal.

Los cambios bruscos de temperatura pueden perjudicar a tu mascota, por eso hay que reforzar su dieta. El alimento balanceado es la mejor opción para asegurar que tu mascota reciba las calorías óptimas y los nutrientes necesarios para que se mantenga saludable.

Además, tenés que asegurarte que siempre tenga agua para beber. Los perros que viven en departamentos o casas deben ser paseados diariamente. Pese al frío, no dejés de jugar al aire libre con tu mascota. Los perros más viejitos o de pelo corto pueden necesitar un abrigo para salir a caminar.

Si notas algún cambio de peso, podés agregar o disminuir la cantidad de alimento proporcionado. Si tenés alguna duda acerca de los cambios que experimenta tu mascota, no dudes en consultarnos.

Las mascotas que viven adentro de la casa pueden experimentar caída del pelo y pueden tener su piel más seca, que aparece como caspa, durante el invierno. Esto puede ser resuelto cepillando a la mascota frecuentemente para remover el pelo, y renovar la piel, estimulando una mayor humectación de la piel. Controlar la vigencia de todas las vacunas anuales. Es muy importante mantener alta su inmunidad, y si llueve secarlos cuanto antes, con toalla y secador de pelo.

Las mascotas más viejitas, son las que más sufren durante las temporadas de frío; requieren de una atención y un cuidado muy especial. Hay que tener especial cuidado con los cachorros y los animales gerontes, conviene hacer paseos cortos y si es posible por la tarde temprano (momentos de menor frío), también es recomendable utilizar abrigos y protectores de lluvia para evitar los cambios bruscos de temperatura entre la casa y el exterior, y no quedar húmedos luego de un día lluvioso.

(*) Médica Veterinaria para Veterinaria Mestizos.

Enviar un comentario


UA-41853528-1