Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Confesiones de primavera

Confesiones de primavera

Este mes que pasó fui secuestrada en varias oportunidades, por dos desquiciadas que no se ponían de acuerdo, supongo que por ello me secuestraban de a ratos y me devolvían, lo que permitió que mi familia jamás se diese cuenta. La primera vez fue la más difícil y terrorífica.

Una de las secuestradoras, la más flaca, pálida y seria, reclamaba razonablemente el porqué meterse en cosas desconocidas, porqué no quedarse con lo que ya tenía que parecía suficiente. A lo que la otra, regordeta de cara buenuda, más amorosa, hablaba de los sueños de la vida, y el de seguir la voz del corazón.

Terminaron bastante mal, resentidas y ofendidas entre ellas, hasta que la más buena se enfureció e insultó y allí me devolvieron a mi vida sin más explicación de que seguro volverían.

Cada vez que me encontraba sola y relajada, aparecían y me llevaban y la discusión comenzaba. Una decía que lo mejor es disfrutar de lo que tenemos, las cuentas concretas y redondas, nada de esas tonterías de arriesgar, porque eso es para necios soñadores. La otra refutaba, con parsimonia y seguridad, que cuando el alma cosquillea hay que escucharla porque es más vieja que la razón y ha vivido más vidas. Cuando algo está predestinado el universo conspira para que esto se concrete.

Hace unos días me buscaron por última vez, una a cada lado me tomaron de los brazos y comenzaron su acostumbrada discusión.

La razonable me decía: “Esto es lo que querías, siempre lo deseaste” y la soñadora continuaba: “¿Estás segura que solo esto deseabas?” La razonable me dijo con fuerza: “quedate quieta dónde estás, aquí todo es seguro, conocido.” La soñadora me dijo: “actuá con sentido común y todo va a estar bien.” Y por primera vez pregunté: “¿Qué es el sentido común? La soñadora respondió: “el sentido común es el que tenés cuando te hallás en tu centro, tendrás que ir muy dentro tuyo, y cuando llegues allí cerrá los ojos y respirá, solo respirá en la soledad de tu ser infinito y sentí la vibración de tu cuerpo, a conciencia, en equilibrio entre la razón y los sueños, la mente y los deseos, el consciente y el inconsciente, y ahí, bien anclada desde tu centro vas a escuchar la voz de tu sentido común guiándote hacia donde te tenés que dirigir.”

En ese viaje estoy queridos lectores, hacia mi centro para encontrarme con mi sentido común. Los invito a que escuchen la voz de sus sueños y busquen la brújula para el camino a seguir.

(*) Zulma Moreyra. Tarotista. Sacerdotisa de la Cruz del Sur.

También te puede interesar

Enviar un comentario

 

UA-41853528-1