Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Año nuevo, vida nueva

Año nuevo, vida nueva

Comenzó un nuevo año astrológico, transitamos parte de marzo y abril en el signo de Aries, quien inicia la rueda zodiacal, nos centra en el ¨Yo soy¨, es nacer y hacerse lugar. Tuvimos la Luna Nueva del 15 de marzo, que fue muy intensa, sembramos la semilla de lo nuevo, de eso que queremos manifestar en este 2018. Y ahora ¿cómo seguimos?

El ciclo de Tauro nos conecta con el Yo en la Tierra, es el primer contacto con el mundo material, el conocerlo con todos los sentidos, abrirnos a nuevas sensaciones, el cuidado del cuerpo y la energía, el descansar y permitirnos el ocio. Paso a paso, de manera más calma, vamos concretando los objetivos planteados.

Pero, lo nuevo trae movimiento, hacer lugar y despedir lo que ya no es coincidente con mi propósito. Con cuanta persona me encuentro charlamos sobre los grandes cambios que estamos viviendo, como se mueve todo vertiginosamente, como no son a nivel de superficie sino más bien estructurales estos cambios. Y vos … ¿Estás viviendo algo similar? ¿Se están moviendo ciertas certezas que tenías? ¿Que te desempolvan y te piden reinventarte? Si es así, estamos en sintonía. Si no es así agradezco tu momento de calma, bien taurino de siesta de otoño.

Este año viene con tránsitos astrológicos muy importantes, los protagonistas son Júpiter, Saturno y Urano. Además, Quirón (un asteroide descubierto hace muy poco que trabaja la herida emocional) pasó de Piscis a Aries. Vamos a mover mucho, pero siempre con la convicción de que el movimiento es parte de la vida y entregarse a la danza es darle un “si”.

Para relacionarlo con el Tarot, las cartas que marcan transformaciones, cambios, cierres e inicios, sacudones en estructuras son varias y distintas entre ellas:

La Muerte (Arcano XIII) y La Torre (Arcano XVI) nos traen un profundo movimiento y cambio. La primera es el invierno en la vida, es lo que despido, entregarse al duelo de lo que no fue como quería, es el dejar morir confiando en que la nueva semilla está lista para germinar. El segundo trabaja con el otoño a mi entender, es dejar caer lo accesorio, las creencias solidificadas, lo que ya no necesitamos para dejar al descubierto la estructura, pelada, a la espera del reverdecer. Y justo coinciden con el momento del año que vivimos. ¿Qué es eso que debe caer y morir, cuáles son esas estructuras mentales que yo mismo propuse y hoy son limitantes para mí?

En eso estamos, transitando el otoño, acompañados por la naturaleza y los movimientos planetarios, dejando caer esa que ya no soy, para sincerarme y encontrar mi nueva forma, más amorosa y alineada con mi propósito de vida. Confiando en nuevos inicios, entregándonos al misterio, al no entender y dejar que así sea.

Que tengas hermoso ciclo de Tauro y te espero si necesitás acompañamiento amoroso junto a las cartas.

(*) Para Lunaria, Tarot y Autoconocimiento.

Enviar un comentario


UA-41853528-1