Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Amigos con derechos

Amigos con derechos

¿Existe la amistad entre el hombre y la mujer?. ¿Hay amigos con más “permisos” que otros?. ¿Tarde o temprano las cosas se mezclan y la atracción física conduce a la cama, sin que esto implique afianzar una relación amorosa? ¿Puede la amistad salir airosa de una relación en la que se cuela el sexo?.
Los interrogantes están abiertos y el debate también. Para algunos, este tipo de relaciones desnudan la falta de compromiso de muchos hombres y mujeres que apuestan al sexo, pero sin obligaciones; para otros, se trata de otro tipo de vínculo, sin demasiadas implicancias emocionales, pero con mucho fuego interior, donde todo vale entre los dos que acuerdan las reglas de este estilo de relación.

El amor es más fuerte

Patricia y Guillermo se conocieron en 2004, en la facultad, estudiando diseño gráfico. “Él se acercó para hacerme una pregunta y el magnetismo fue instantáneo; rápidamente nos relacionamos, a pesar de que teníamos grupos de amigos diferentes”, recuerda Patricia.
Las coincidencias continuaron. Guille vivía a la vuelta de su casa, así que compartían el recorrido, y la excusa de los trabajos prácticos fue propiciando mateadas vespertinas. Largas jornadas de estudio mezclaron cariño con atracción, y durante seis años mantuvieron una relación de amistad “con derecho”, ya que él no quería más que una relación de amistad. Luego, Patricia pretendió estrechar el vínculo, lo que devino en un distanciamiento inevitable. En 2010 se reencontraron, y decidieron encarar la relación de otra manera, ya no como amigos, sino como pareja de enamorados. “Llevamos tres años juntos y desde hace tres meses que convivimos con planes de seguir afianzándonos”, destaca Patricia.

Acortando distancias

“Estábamos en el boliche, él bailaba con una amiga mía, con la que parecía haber onda, y luego de bailar con ella toda la noche me invitó un trago”, así comienza la historia de Victoria y Alexis. Esa noche fue el puntapié inicial de una trama que se fue tejiendo durante casi una década, con encuentros y desavenencias que titularon a la relación como una “amistad cariñosa”. “Estuvimos nueve años yendo y viniendo, claro que cada uno tenía lo suyo, pero siempre estuvimos conectados”, confiesa ella. La historia dio un giro cuando a Alexis le hicieron una muy buena oferta laboral en Buenos Aires. El hecho de saber que no iban a verse seguido hizo que se sinceraran, que confesaran sus verdaderos sentimientos. A partir de allí comenzaron a escribir otra historia, a relacionarse de otra manera, a tal punto, que se colgaron el cartel de “novios a distancia”. Hoy, Victoria está radicada en Buenos Aires, acompañando a su pareja y consolidando esta nueva etapa.

Desde niños

María y Emiliano se conocen desde la infancia. Crecieron jugando; vivían en el mismo barrio, coincidían con el grupo de amigos. “Nos queríamos como hermanos, compartimos las meriendas, las primeras salidas, los secretos”, describe María. La historia cambió una noche, cuando se acompañaban mirando una novela. “Fue raro –admite- de pronto nos miramos y nos besamos, sin ninguna explicación de por medio, y seguimos siendo amigos”. A partir de allí las charlas se mezclaban con besos y caricias, sin que ninguno planteara la necesidad de una relación que trascendiera a la que tenían. El vínculo se fue haciendo cada vez más estrecho, y decidieron darse una oportunidad como pareja. Hoy, viven juntos y son papás de Celeste, de tres años. “Ella fue el mejor broche de oro”, aseguran.

También te puede interesar

 

Enviar un comentario

 

UA-41853528-1