Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Algo de todos los días, la astenopía

Algo de todos los días, la astenopía

Se trata de personas que creen ver bien pero, con el transcurso del día y sumando horas de actividad visual, padecen visión borrosa, enrojecimiento ocular, ardor, lagrimeo, pesadez de párpados, sensación de sueño e incluso dolor de cabeza generando malestar e incomodidad.

Causas
Iluminación: es mejor la que proviene de un filamento incandescente (fuente de luz continua). Los tubos fluorescentes (capaces de producir un molesto “pestaneo” de la luz emitida a medida que se agotan) son causa habitual de fatiga. Hoy es norma el uso de luces de bajo consumo pero es aconsejable que la utilizada sobre un escritorio para leer, estudiar o trabajar, sea de filamento (hoy existen versiones también de bajo consumo).
Reflejos: disminuyen el contraste de lo observado y pueden dar sensación de encandilamiento (reflejo sobre las hojas de papel satinado que requiere la búsqueda de una posición de lectura para evitarlo). Lo mismo sucede con los reflejos sobre monitores en general (PC, TV) provenientes de otras fuentes de luz (lámparas, ventanas).
Defectos refractivos: son aquellos que requieren el uso de lentes para mejorar la calidad de visión. Se trata de la miopía, hipermetropía y astigmatismo sin olvidarnos de la presbicia pasando los 40 años.
El ojo posee un mecanismo de enfoque automático (acomodación) que intenta disimular cualquier defecto visual. Éste, apelando al uso forzado de un músculo (músculo ciliar), pretende corregir cualquier falla preexistente. El resultado final puede ser eficaz o no desde el punto de vista visual, pero en todos los casos es causa de fatiga.
Actividad diaria: el hecho de usar la visión cercana muchas horas en el día es causa de astenopia ya que el ojo está “diseñado” para enfocar de lejos y toda tarea cercana requiere poner en marcha la “acomodación”.

Recomendaciones generales

– Evitar en lo posible las luces fluorescentes. En caso contrario adicionar una lámpara con luz de filamento sobre el área de trabajo.
– Adoptar una posición correcta para la actividad visual, tratando de mantener los dos ojos a la misma distancia del material de lectura.
– Evitar reflejos sobre el papel o monitores.
– Respecto de los monitores/pantallas:
– Mantener una luz tenue encendida en el medio ambiente para evitar contrastes o brillos excesivos.
– Regular las funciones de brillo, color y contraste hasta lograr una posición cómoda.
– La pantalla de los monitores debe estar a la altura de los ojos o algo hacia abajo (nunca arriba).
– Usar filtros antireflejos en los anteojos.
– Usar la corrección óptica adecuada para su caso, por leve que este defecto sea.
– El oftalmólogo es el único profesional habilitado para realizar un correcto examen visual seguido de la prescripción de lentes.

Un mito
El concepto popular de que existe un “lente para descansar” idéntico para todas las personas es incorrecto. El defecto visual capaz de generar fatiga es individual. Por ello, la prescripción de lentes en todos los casos es personalizada.

(*) Especialista en Oftalmología – MP: 6216

También te puede interesar

 

Enviar un comentario

 

UA-41853528-1