Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Noticias que están de moda

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Acólitos Anónimos, una banda sin etiquetas

Acólitos Anónimos, una banda sin etiquetas

Acólitos Anónimos es una de las bandas más consagradas en el mundo de la música under de la región. Nacieron como un grupo de funky y rápidamente se inclinaron hacia el rock y el pop, ante un público ávido de música y letras propias.

Con dos décadas de historia, suman más de 200 recitales en Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires. Cuentan en su haber tres discos y están grabando un cuarto álbum, que esperan que esté en la calle antes de fin de año.

Con los años, la banda atravesó por cambios que obligaron a repensar el rumbo. De los cuatro integrantes fundadores, en la actualidad, siguen estando Ramiro Maradey -voz y guitarra-, y Julio “Corcho” Soñez -bajo y coros-; mientras que Juan “Billy” Uviedo –batería- y Mariano “Momo” Lambert –guitarra—se sumaron hace casi dos años.

“La banda tiene 24 años, y los dos nuevos músicos tienen 22 y 26 años, ninguno de ellos nos pudo ver desde el principio”, señala Maradey; haciendo hincapié en la importancia que esta diferencia de edad tiene para el grupo, “porque nos vamos retroalimentando de la sangre nueva, que viene con otra carga musical, otras fuentes, y nos asistimos mutuamente para confluir en lo que nos gusta a los cuatro”.

Precisamente, el bagaje musical de sus integrantes es lo que mantiene intacta la esencia de esta banda que no acepta rótulos al momento de expresarse musicalmente.

¿Cuál es el público que los sigue?

El nuestro es un público que se mueve al mismo ritmo de la banda. Están los que nos escuchan desde el principio y otros que nos descubrieron en festivales y ahora nos siguen. Estamos tocando muy seguido, y notamos la presencia de mucha gente que comienza a optar por las bandas locales, y eso es fantástico. Están más abiertos, hay muchos pibes que van a escuchar a bandas que hacen su propia música, y se identifican con ellas.

¿Cómo surgen los temas de la banda?

Hacemos rock y pop, y empezamos tocando funky. Las composiciones nos van llevando, surgen en los ensayos, sin perder la esencia de la banda, que es una cuestión mágica, porque no se pierde la polenta del grupo. Pareciera que las composiciones van siempre para el mismo lado y sin embargo es diferente.

Hay gente que nos escucha desde el principio, y les parece que estamos haciendo una música nueva, pero nosotros sentimos que no nos corremos de nuestro eje.

Los temas son todos nuestros, y el repertorio también, a diferencia de hace 10 años atrás, que los recitales los armábamos con un 60 por ciento de acólitos y el resto de covers.

Hoy, la mayoría de las bandas tocan sus propios temas. Cada uno hace lo suyo de la mejor manera, y a nosotros nos interesa expresar lo que sentimos, lo que hacemos y de alguna manera la gente se identifica porque contamos lo que ellos contarían si se colgaran una guitarra y tuvieran tiempo para armar una banda.

¿Cómo resuelven la composición de los temas?

Es mucho el tiempo transcurrido y no podemos separarnos del contexto, y eso se advierte en el estado de ánimo de las composiciones. Llega uno tira una línea musical, que puede prender o no, y comenzamos a ponerle letra y agregamos  cosas hasta armar el tema. Hace 10 años atrás no nos manejábamos de esa manera, pero fuimos madurando.

Hay temas que nos gustan, hay otros que los piden y algunos que quedan en stand by y los retomamos cuando alguno hace un aporte que lo potencia y logra que un tema viejo se vuelva nuevo, y nos da un gusto terrible volver a tocarlo.

¿En qué radica el crecimiento profesional del grupo?

El concepto de madurez va de la mano del aprendizaje. Estamos más cautos en algunas cuestiones. Ahora tenemos más claro qué errores no debemos cometer, y para eso hablamos y nos escuchamos, es la única forma de que las cosas funcionen. Llegamos a una instancia en la que logramos expresarnos arriba del escenario.

¿De qué manera confluyen las dos generaciones que conforman la banda?

Cada uno tiene una carga musical, de acuerdo a la experiencia que sumó, y se cuela en la forma de cantar, tocar y escribir. Lo bueno de esto es que el espectro musical es muy amplio y es más difícil distinguirlo, y eso está bueno porque logramos que no se etiquete a la banda; somos una confluencia de distintos ritmos, que es lo que determina la esencia a la banda.

Discografía

Acólitos Anónimos, fue la primera placa producida de manera independiente, en 1997.

Lobos, en 2001, con la particularidad de estar grabado íntegramente en el estudio que la banda tiene en Paraná, “Nightrider Estudio”.

Insano, llegó en 2005, producido por Ricardo Tapia (voz líder de la banda blusera La Mississippi. Se grabó en estudios Galápagos y fue editado por Epsa Music.

El cuarto disco está en plena producción, ya tienen grabados cinco temas en su estudio propio y aspiran presentarlo antes de fin de año.

Reseña

Acólitos Anónimos, nació un 1° de enero de 1989, en Paraná. En abril del 1989, grabaron su primer demo compuesto por dos temas: “Amor Imaginado”, y “Si pudiera contarte”; material difundido por las emisoras de radio locales y que le dieron al grupo la oportunidad de hacer conocer su música. La buena recepción de los temas alentó a la banda para preparar sus primeros conciertos, primero en su ciudad natal y luego en el interior de Entre Ríos y Santa Fe.

Ya en el 1991, obtuvieron el Pre-Playa Rock -certamen municipal de bandas- lo que les permitió compartir el escenario con Manuel Wirtz, entre otros músicos de renombre. El 5 de junio lograron concretar su primera empresa importante: “El Concierto”, en el Teatro Municipal “3 de Febrero” de Paraná, ante 300 personas.

En diciembre del ´92, Acólitos Anónimos alternó la grabación de su primer trabajo discográfico entre los estudios “La Vitrola Records”, en Paraná, y “Santa Fe Recording”, en la capital santafesina. El lanzamiento de esta edición se realizó en la Sala Mayo, el 12 de marzo del 1993, bajo el título “Que No Te Sorprenda”. En julio de ese año, la banda viajó por primera vez a Buenos Aires para participar como único representante de la provincia de Entre Ríos del Concurso “Second Band Quest”, organizado por la Fundación Yamaha.

Durante 1994 encararon la gira “Summer Tour” por las ciudades más importantes de la costa del Uruguay, siguiendo por el resto de Entre Ríos y Santa Fe.

En 1995, registraron en el estudio “Santa Fe Recording” el master del segundo disco, en formato digital. Dicho álbum, editado en forma independiente en 1997, le dio a la banda paranaense gran repercusión a nivel provincial, nacional e internacional.

En la ciudad natal del grupo, la presentación oficial del primer disco fue el 18 de abril de 1997.

Entre 1999 y el 2001, el grupo se recluyó en su propio estudio de grabación para registrar “Lobos”, un disco con letras intimistas, música sólida y con arreglos sutiles. En 2002 se abrió para Acólitos una nueva posibilidad para regresar a los escenarios porteños, esta vez en el reconocido reducto Beatle: The Cavern Club. El 17 de abril la banda participó de otro evento internacional, el Cavern Festival, junto a otras 170 bandas del resto del país obteniendo el 5º lugar.

En octubre los paranaenses fueron invitados por The Cavern Club para realizar un concierto exclusivo, presentación que se extendió poco más de hora y media transformándose en la primera banda -en la historia del local porteño- en tocar dos temas fuera de repertorio a pedido del público.

Entre diciembre de 2004 y marzo de 2005, Acólitos entró a los estudios Galápagos para cubrir una nueva etapa, “Insano” que fue editado y distribuido a nivel nacional en febrero de 2006. La placa vendió más de 600 copias, sin contar con ningún tipo de promoción y difusión masiva.

 

 

También te puede interesar

Enviar un comentario

 

UA-41853528-1